Están permitidas siempre y cuando no se produzca una gran afluencia de personas. Si esto sucede, las autoridades sanitarias podrán cesar la actividad.


Nuestro país poco a poco comienza a alcanzar la esperada «nueva normalidad». A pesar de que aún queda mucho camino por delante, lo cierto es que el Gobierno está decretando una serie de medidas y restricciones que suponen un pequeño alivio y que permiten que podamos volver a una rutina y seguir haciendo nuestros quehaceres diarios.

A pesar de que en un momento se tomó la decisión de cancelarlas, el Ministerio de Salud ha reculado y ha permitido las rebajas. Estas comenzarán este mismo lunes en toda España, incluidos aquellos lugares que sigan en la Fase 0 de la desescalada.

Las autoridades sanitarias han incidido en que las rebajas estarán permitidas siempre y cuando no se produzca una gran afluencia de personas. Si esto sucede, no quedará más remedio que acabar con estos descuentos.

En un primer momento, el Gobierno de España introdujo en el Boletín Oficial del Estado una orden en la que los establecimientos no podían anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que pudiera conllevar una aglomeración de personas. Sin embargo, en la nueva orden se deja claro que se podrá hacer rebajas en tiendas físicas y se deberá cumplir con todas las medidas de seguridad pertinentes con tal de evitar la propagación del virus.

Rebajas con medidas de seguridad

Los establecimientos que apuesten por sus promociones deberán también que tener en cuenta todas las medidas decretadas por el Ministerio de Salud. Es decir, la distancia de seguridad, el cumplimiento de los límites de aforo, o que comprometan el resto de medidas establecidas en esta orden.

¿Qué ocurre si los establecimiento no cumplen con lo explicado anteriormente? La orden del Gobierno es muy clara: Se pueden adoptar cualquier tipo de medidas con tal de evitar la propagación del virus. En estas se incluye el cese inmediato de las acciones comerciales. En este sentido, la apertura de los establecimiento comerciales conlleva un requisito de aforo, cumplir las distancias de seguridad entre vendedor y los clientes, así como la de los clientes entre sí.

Las medidas que han tomado las tiendas de ropa

En cuanto se decretó la reapertura de las tiendas, estas prepararon un protocolo de protección e higiene que han aplicado tanto a los empleados como a los clientes. Los guantes y geles desinfectantes son la clave para evitar la propagación de la enfermedad y todo el personal debe trabajar con mascarilla. Hay muchas tiendas que han optado por poner mamparas en las cajas y han prestado mucha atención en la limpieza de los datáfonos después de cada uso con solución hidroalcóholica.

Asimismo, en medio de la emergencia sanitaria, los empresarios también han tenido en cuenta otra de las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, en cuanto al lavado de ropa se refiere. Muchas de las tiendas de ropa han optado por poner las prendas que se quedan en los probadores y que finalmente no son compradas en cuarentena durante 48 horas. En cuanto a la devolución de prendas y objetos, estos deberán dejarse también en una zona de cuarentena durante al menos 48 horas y tendrán que ser sometido a un proceso de desinfección por vapor y presión.

Compras online

Hay muchos comercios que han iniciado sus rebajas a través de sus tiendas online.Pero, ¿qué sucede cuando llega nuestro pedido? Según han revelado los expertos, el paquete es muy seguro y la probabilidad de contaminarse es baja, un detalle que ha confirmado la Organización Mundial de la Salud: «El riesgo de contraer el virus causante de la COVID-19 por contacto con un paquete que haya sido manipulado, transportado y expuesto a diferentes condiciones y temperaturas también es bajo». La venta online ha aumentado un 74 %, lo que evidencia la cantidad de personas que se han adaptado a las nuevas circunstancias.

Depende si viene en caja de cartón o en otro tipo de envase tendrás un proceder u otro. Si es de cartón conviene dejarlo en el suelo mientras manipulas todo con unos guantes y después deberás dejar todos los productos en otra bolsa de plástico o de tela. Deshecha la caja de cartón, limpia los productos con líquido desinfectante durante una hora o si es ropa procede a lavarla a 60 grados. Si por el contrario viene en un envase de plástico usa directamente el líquido desinfectante y rocíalo dejándolo reposar al menos una hora.

Además de estas medidas, los repartidores están tratando de tener el contacto mínimo con cada cliente. Cumplen las recomendaciones dada la crisis sanitaria tanto antes como después de llegar a su punto de recogida y, de hecho, se intenta que el pago sea online o directamente con la tarjeta, para así evitar el contacto con el dinero.