En tiempos de coronavirus, se recomienda extremar las medidas de seguridad a la hora de navegar por internet, porque los virus y las estafas están a la orden del día


Los hackers informáticos siempre aprovechan los momentos de mayor debilidad para atacar y sacar provecho de sus buenas artes con la informática para hacer el mal. Con la llegada del coronavirus a nuestras vidas, la solidaridad no les ha llegado y es que los casos de estafa, de bulos malintencionados y ataques informáticos han continuado produciéndose, con el único objetivo de sacar un provecho económico y causar el pánico entre los ciudadanos. Es por ello que se precisa necesario hacer hincapié en aquellos aspectos a tener en cuenta para no ser víctimas de estos maleantes informáticos y minimizar nuestra exposición a este riesgo, ya sea ahora en plena crisis sanitaria, como cuando todo esto pase.

Lo principal a tener en cuenta que siempre que descargamos películas y series de internet, nuestro equipo informático se pone en peligro ante la amenaza constante de virus en sus miles de vertientes diferentes. En la misma línea, se señala la idoneidad de mantenerse alejado de aquellas plataformas que ofrecen ver películas y series on line, dado que entre sus cientos de anuncios emergentes pueden colarse algunos con malwares o virus perjudiciales para nuestro equipo. Y es que, al entrar en este tipo de páginas de internet, se pueden descargar de manera velada archivos en un segundo plano que puedan contener material corrupto que afecte al ordenador. En su lugar, si se quieren ver películas o series al gusto del consumidor, se recomiendan confiar en plataformas en streaming como pueden ser Netflix, HBO, Amazon Prime, Movistar +, Disney Plus, entre muchos otras opciones.

Otro punto a tener en cuenta son las páginas especializadas en contenido para adultos. Las páginas con material pornográfico han aumentado un 61 por ciento desde que se decretase el estado de alarma en España. Un dato que indica el aburrimiento al que se ve sometido toda persona encerrada en casa, pero también otra fuente potencial de contagio de virus informáticos. Ante este aumento de consumo de cine para adultos, se recomienda no solo confiar exclusivamente en páginas de confianza, que suelen ser aquellas de pago que aseguran la protección, pero también otras medidas de seguridad personal o de la intimidad. Esto pasa por tapar la cámara de nuestro ordenador, proteger los navegadores con las extensiones Adblock y Trafficlight y tener siempre activado el antivirus.

La desinformación, otro gran peligro

Las redes sociales y el Whatsapp se han convertido en otras vías de información, como así habrá podido comprobar durante estos días extraordinarios en los que el coronavirus ha sido el tema de conversación por excelencia. Desde el principio de la crisis, desde las autoridades sanitarias o oficiales han informado de la peligrosidad que conlleva compartir todo aquello que nos ha llegado por estas vías extraoficiales. No tanto por el mensaje de crítica hacia las mismas autoridades, sino especialmente porque la información que albergan no siempre es cierta y, en ocasiones, pueden provocar más ansiedad y miedo del necesario.

Para evitar contribuir a esta cadena de desinformación que tanto daño causa en todos, se recomienda no hacer caso a aquellos que no se nos comunique por las vías oficiales y, por supuesto, no ayudar a la propagación de estos mensajes dudosos reenviándoselo a nuestro seres queridos. Como detalle para detectar estos mensajes con información falsa o imprecisa, cabe señalarse que los vídeos y los audios rara vez serán veraces o, en todo caso, no contarán con el respaldo oficial del Gobierno, por lo que se recomienda no compartirlos.

¿Qué sucede con las aplicaciones del móvil?

Otro de los puntos a tener en cuenta es la descarga de aplicaciones móviles. Estas descargas deben realizarse siempre desde una tienda oficial, como es Google Play o App Store. Estas tiendas cuentan con garantías de seguridad para los equipos que realizan descargas, a través de filtros de seguridad. Fuera de estas plataformas el riesgo de que nuestros dispositivos resulten infectados se incrementa considerablemente. En caso de ordenadores, las aplicaciones mejor bajarlas desde las páginas oficiales de los proveedores, que seguramente la ofrecen de manera gratuita y con todas las garantías de seguridad.

Compras online, el camino abierto a las estafas

Las estafas virtuales están ganando cada vez más terreno a los clásicos de los trapicheos de los maleantes. El anonimato con el que se goza en internet y las novedosas maneras de engañar a los usuarios suponen un caldo de cultivo ideal para la proliferación de estafadores informáticos. Por ello, a la hora de realizar comprar por internet, lo más recomendable es no dar jamás datos bancarios y personales a páginas nuevas o que prometan grandes lujos por poco desembolso. Si es demasiado bueno como para parecer cierto, lo más seguro es que no lo sea. Por eso, compra tan solo en tiendas que sean de tu entera confianza, mira siempre la dirección de la página en la que estás comprando y paga exclusivamente mediante métodos seguros como Paypal u otras pasarelas de pagos.

Desde que comenzó la crisis del coronavirus, la policía ha alertado del surgimiento de cientos de páginas web con el dominio relacionado con el Covid-19 que busca recaudar fondos. Muchos serán ciertamente altruistas para financiar diversos proyectos solidarios, pero más de la mitad son fraudulentos, por lo que se recomienda no realizar donaciones a nuevas organizaciones surgidas en la crisis y confiar en aquellas que siempre han prestado su ayuda a los más necesitados.