Una reciente investigación ha comprobado que algunas personas pueden experimentar problemas de salud mental a corto y largo plazo debido al confinamiento. Estrés, insomnio y agotamiento emocional están entre los problemas más destacados, según los expertos. Situaciones que, si se alargan en el tiempo, pueden ocasionar trastornos de ansiedad y depresión.

El confinamiento más allá de unas semanas
En la situación actual, hay ciertos factores que aumentan el riesgo de padecer problemas psicológicos. Los que mayoritariamente apuntan los investigadores son el confinamiento prolongado por más de 10 días, la falta de información sobre la cuarentena y la falta de acceso a los suministros y servicios de telecomunicaciones necesarios.

Mitigar estos riesgos puede reducir la probabilidad de sufrir problemas mentales. Para muchas personas, incluso las formas menos extremas de distanciamiento social pueden tener consecuencias.

Los problemas de salud asociados con el aislamiento social tienden a surgir cuando la situación continúa más allá de unas semanas. Separar a las personas unas de otras durante meses se traducen en que los efectos secundarios de la pandemia (recesión, desempleo, etc.) podrían conllevar el incremento de problemas de salud física y mental.

La búsqueda de sistemas de comunicación social
Los ancianos son los que se hallan en una situación de riesgo mayor. A medida que las personas envejecen, pierden la capacidad de moverse y socializar. Un informe reciente demostró que casi una cuarta parte de los estadounidenses mayores de 65 años se hallan socialmente aislados y más de un 40% de las personas mayores de 60 años se sienten solas.

Quienes también sufren este aislamiento son las personas que requieren de atención médica durante la pandemia. Los hospitales prohíben las visitas de los seres queridos para prevenir la propagación del virus. Algo que, sin lugar a dudas, reduce el contacto en momentos en los que la gente más lo necesita.

No obstante, esta soledad y aislamiento pueden dañar la salud en todos los rangos de edad. A algunas personas les irá mejor que a otras durante este periodo de distanciamiento social. A pesar de que la tecnología moderna no es sustitutiva del contacto humano, los expertos inciden en utilizar todos los métodos de comunicación con otras personas que tenemos a nuestro alcance.