Los murciélagos juegan un papel importante pero poco conocido en la vida humana. Sin
embargo, apenas sabemos nada de estos animales.


Hay más de 1.400 especies de murciélagos y solo el 25% de ellas han sido reconocidas por los científicos. Precisamente, una grupo de investigadores ha anunciado el descubrimiento de al menos cuatro nuevas especies de murciélagos, primos de los murciélagos sospechosos de introducir el coronavirus.

Los expertos creen que el coronavirus se originó en China a partir de un murciélago de
herradura. Hay 25 o 30 especies de este tipo de murciélago en China, pero nadie aún ha
logrado determinar la especie concreta de la que procedió el virus. Ninguna de las cuatro
nuevas especies encontradas presentan atisbo de virus, pero los especialistas no descartan
nada.

Murciélagos de nariz de hoja
Los nuevos murciélagos encontrados son de nariz de hoja y de la familia de los
hiposidéridos. Su nombre común les viene de las aletas de piel que poseen en la nariz y
que usan en forma de radar para cazar insectos. Una familia extendida por Asia, África y
Australasia, aunque los miembros africanos aún son muy poco conocidos.

Precisamente, la investigación genética que han llevado a cabo los científicos con estos
murciélagos indica la presencia de cuatro nuevas especies no descritas hasta la fecha.
Estas nuevas especies aún no tienen nombres oficiales, pero nos dan una idea de cuánto
nos queda por conocer sobre los murciélagos de África.

El hallazgo de estas nuevas especies de murciélago adquiere una especial relevancia en la
era del coronavirus. Estos murciélagos de nariz de hoja no han jugado ningún papel en la
pandemia, pero su familia de murciélagos de herradura sí. Estos últimos transmitieron el
virus a otros mamíferos, posiblemente los pangolines, que luego transmitieron la
enfermedad a los humanos.

La transmisión del virus de los murciélagos a loshumanos

Según los expertos, aunque todos los animales portan virus, parece que los murciélagos
tienen más facilidades para transmitirlos a los humanos. Esto puede ser debido al hecho de
que son animales que conviven en enormes colonias de miles o millones de ejemplares.
Al agruparse, todos se infectan con el virus y lo tienen más fácil para llevarlo a los humanos.

Y aunque estos murciélagos normalmente no tienen mucho contacto con las personas,
cuanto más se destruyan sus hábitats y se expongan a la caza y al consumo de carne más
probable será que se transmitan sus virus.

Los investigadores también han señalado que, si bien los murciélagos de herradura se han
relacionado con la propagación del coronavirus, es importante estudiar estas nuevas
especies para evitar nuevos brotes. Los murciélagos de nariz de hoja portan coronavirus.

No es la cepa que está afectando a los humanos, pero sí es un virus que debemos
controlar.