A diario, las personas tocamos muchas superficies. Un hecho que, cuando es temporada de gripe o hay un brote de cualquier otro virus, se convierte en un simple acto con el que se pueden propagar los gérmenes.


En muchos casos, es motivo de preocupación porque algunos virus pueden vivir en las
superficies durante horas o incluso semanas. Lo que no siempre está claro es cuánto
tiempo puede quedar contaminada una superficie si una persona enferma estornuda sobre
ella.

La principal duda se debe a que los virus son diversos y tienen una tasa de supervivencia
diferente en las superficies. Ni siquiera hay una regla estricta sobre cuánto tiempo puede
sobrevivir un virus en estos lugares. El tipo de superficie, la temperatura ambiental y la
humedad juegan en este sentido un papel determinante.

La supervivencia de los virus en las superficies
El tiempo que los virus pueden vivir en las superficies y permanecer activos varía mucho
según el patógeno. Por ejemplo, el rinovirus, el virus causante del resfriado común,
sobrevive menos de una hora en las superficies. Sin embargo, otros como el norovirus, un
virus que puede causar vómitos y diarrea, puede sobrevivir durante semanas.

La supervivencia de los patógenos en las superficies se determina inoculando esta con
una cantidad conocida de virus y tomando luego muestras en varios intervalos de tiempo.
Los científicos emplean esta información para estimar una curva de descomposición del
patógeno en la superficie.

Aunque los virus tienen diferentes tasas de supervivencia en las superficies, hay factores
adicionales que afectan a su capacidad de resistir más o menos tiempo. La temperatura, la
humedad ambiente y las propiedades de la propia superficie son los factores más
determinantes.

El coronavirus en las superficies
La investigación sobre cuánto puede sobrevivir el COVID-19 en las superficies es nueva
y se halla en curso. Los últimos estudios al respecto señalan que tanto el actual coronavirus como el del 2003 tienen una durabilidad similar en el medio ambiente.

Sin embargo, estos estudios han determinado que el nuevo coronavirus podría sobrevivir
hasta tres días en superficies de acero inoxidable y plástico. La supervivencia en otras
superficies es menor: solo un día en el cartón y cuatro horas en el cobre. Por tanto, el nuevo coronavirus puede vivir varias horas en el aire e incluso días en las superficies.

Si tocamos pues una superficie contaminada con un virus, por ejemplo, el COVID-19,
¿podemos contagiarnos? No necesariamente, pero debemos lavarnos las manos de
inmediato. Si nos tocamos la nariz, la boca o los ojos antes de hacerlo, es muy probable
que podamos transmitirnos el virus.