Las personas infectadas con el virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad pueden dar positivo antes y después de tener síntomas. Un nuevo estudio, llevado a cabo en Alemania con nueve personas que contrajeron el virus, sugiere que los individuos son más contagiosos antes de tener síntomas y durante la primera semana de la enfermedad.


Un nuevo estudio en Alemania
Los investigadores expusieron a estas nueve personas al coronavirus y más del 80% dio positivo durante la primera semana. Después del octavo día de síntomas, los investigadores aún podían detectar el material genético del virus (ARN) en las muestras de los pacientes. Sin embargo, ya no pudieron hallar muestras de virus infecciosos. Un claro ejemplo de que los anticuerpos que el sistema inmunitario produce contra el coronavirus matan a los virus que salen de las células.

Los altos niveles de propagación del virus a través de la nariz y la garganta ocurrieron muy temprano durante la infección. En el momento de la prueba, la producción del virus en las vías respiratorias de la mayoría de los pacientes ya había alcanzado su punto máximo. A medida que la infección progresa, el virus se mueve hacia los pulmones.

Los investigadores no han encontrado evidencias del virus en la sangre o en la orina. Sí que detectaron ARN viral en las heces, pero en ningún caso fueron virus infecciosos. Lo que sugiere que el virus no se transmite a través de ninguno de estos líquidos del cuerpo.

Las nueve personas investigadas son empleados de la empresa alemana Webasto. Uno de los trabajadores, conocido como Paciente 1, fue contagiado del virus a través de un colega de negocios que había llegado a Alemania en enero procedente de Shangai. Tanto el Paciente 1 como su colega de Shangai transmitieron el virus al resto de sus compañeros antes de desarrollar síntomas.

Los resultados de la investigación
El estudio saca a la luz un dato muy importante. Encontrar el ARN de un virus en una muestra no garantiza de que el virus esté vivo o sea infeccioso. Una noticia desalentadora ya que, cuando estamos levemente enfermos o enfermando, la personas emiten una gran cantidad de virus, lo que explica que la expansión sea tan grande.

No obstante, la caída en picado de virus infecciosos después de que se activa la producción de anticuerpos quiere decir que probablemente después de 10 días no se puedan infectar otras personas. Otros estudios también sugieren que las personas con infecciones muy leves o asintomáticas no tienen la misma probabilidad de infectar a otros que las personas con síntomas más graves.