Las mujeres embarazadas viven con especial preocupación el coronavirus, pero siguiendo estos consejos no hace falta que se preocupen en exceso, porque podrán dominar la situación para que disfruten de la feliz etapa


El coronavirus ha sido una preocupación para muchos, pero hay sectores de la sociedad que han vivido esta amenaza a la salud de manera muy distinta. Si bien es cierto que esta pandemia afecta con mayor incidencia a las personas mayores y aquellas otras que presentan una patología cardiaca o pulmonar previa, también hay temor por cómo puede influir en el correcto desarrollo de una mujer embarazada. Aunque con seguir las mismas recomendaciones que desde el Gobierno se han facilitado para todos los ciudadanos para frenar la curva de contagios del coronavirus, se han fijado otras especiales dirigidas precisamente a las mujeres en estado de buena esperanza.

Es decir, más puntos en los que tener especial cuidado a la hora de hacer vida normal, que no solo van dirigidos a protegerlas ante un posible contagio, sino también para asegurarse del buen desarrollo de una de las etapas más importantes de su vida y de la futura vida que van a traer al mundo. Y es que, antes de entrar en materia y recitar aquellos aspectos a tener en cuenta para que las embarazadas puedan actuar responsablemente, pero sin preocuparse en exceso, queremos subrayar que, hasta el momento, no hay estudios que adviertan de una mayor incidencia de contagio o de mortalidad del coronavirus en este sector de la población. Aun así, al tratarse de un caso especial, siempre se ha preferido optar por la precaución como mejor actitud ante el desconocimiento. Lo que popularmente se ha venido a decirse en el refranero español como “prevenir antes mejor que curar”.

Desde las autoridades sanitarias, desde un primer momento al toparse con la lucha contra el coronavirus, primó la atención adecuada que debía ofrecerse a las embarazadas. Se garantizó la normal atención de estas mujeres en los centros de salud, a pesar de que estuviesen saturados durante las primeras semanas por el repunte de los casos confirmados. Aun así, la atención ginecológica, obstétrica y neonatal siguió funcionando para asegurar el normal desarrollo de los embarazos. Eso sí, diferenciando bien las zonas para minimizar a las mujeres embarazadas al contagio del virus. Y teniendo un control cercano y constante ante la posibilidad de que presenten síntomas de Covid-19, tales como fiebre, tos seca, dificultad para respirar, fatiga y cansancio, así como vómitos constantes.

Recomendaciones para las embarazadas frente al coronavirus

Aunque en estos momentos se ha primado la salud de los ciudadanos, desde el Gobierno no se ha descuidado la preocupación por los efectos emocionales y conductuales que podrían derivarse del confinamiento y el miedo en estado de alarma. Una vez aseguradas las medidas de contención que eviten la propagación de la pandemia, se ha centrado también en comprometerse con que las personas no vean aumentada su ansiedad en casa, por lo que se han incluido en el caso de las embarazadas unas pautas a seguir, que no son meramente física, sino también psicológicas, para ayudarles a sobrellevar estos días extraordinarios de la mejor manera posible.

  1. Respetar la distancia mínima de seguridad entre las personas. Este punto es coincidente con el resto de ciudadanos, dado que es un compromiso de todos el respetar el metro y medio de distancia con otras personas para evitar propagar el virus, ya sea contagiando a otras personas o permitiendo que seamos contagiados.

2. Mantener siempre en cuenta las recomendaciones de higiene y cuidado personal. Igual que el resto de personas, se incluye la necesidad de lavarse las manos con frecuencia, ya sea con agua y jabón o un gel hidroalcohólico.

3. No exigirse más de la cuenta. Las mujeres que están embarazadas quieren seguir con el mismo ritmo de vida que mantenían con anterioridad, a pesar de sus limitaciones. El sobreesfuerzo al que se ven sometidas por el embarazo les impide realizar con normalidad ciertas tareas o, al menos, con la misma soltura que antes, por lo que se recomienda que se tome con calma y la mayor tranquilidad posible esta situación. Contar con ayuda como técnicas de relajación, métodos de mindfulness o meditación son las mejores herramientas.

4. Mantenerse siempre activa y no caer en el sedentarismo. Antes quizá resultase más complicado, pero ahora que se permiten los paseos y realizar algo de ejercicio físico al aire libre se incentiva a continuar manteniendo el organismo en constante actividad. Pasear es quizá la mejor opción, especialmente para las mujeres embarazadas.

5. Compartir las preocupaciones con sus seres queridos. Aunque no haya una razón por la que deban estar más preocupadas que el resto ante la amenaza del coronavirus, se recomienda a todas las personas, especialmente a las embarazadas, que no silencien lo que sienten o lo que les perturba. Hablar abiertamente sobre esta situación y sus temores les ayudará a relajar su ansiedad y comprender mejor por lo que atraviesan.

6. Mantenerse informado, siempre en la justa medida. Es importante conocer qué está sucediendo, pero sin caer en el error de la sobreexposición a las noticias que generen alarma de manera innecesaria. Buscar información veraz y contrastable.

7. Hablar con el médico sobre las preocupaciones y si existe un cuadro de ansiedad o tristeza que interfiera en el desarrollo de las tareas cotidianas.

8. Tener todo preparado para acudir a la clínica a dar a luz con todas las medidas de prevención y seguridad listas. Guantes, mascarillas, mudas… todo listo para el feliz momento de verle la carita a tu bebé con todas las precauciones posibles.