Primera premisa clave: no hay estudios que indiquen que el coronavirus contagie a nuestras mascotas, pero sí que debemos prestar atención a su cuidados


Primera premisa clave: no hay estudios que indiquen que el coronavirus contagie a nuestras mascotas. Lo han dicho por activa y por pasiva el Ministerio de Sanidad y la OMS. Esto es lo primero que hay que tener en cuenta, ya que al comienzo del brote fueron muchos los animales los que fueron abandonados después de que algunos bulos aseguraran que había algunos animales que habían dado positivo en Covid-19. A pesar de que de momento no hay ningún indicio en que pueden contagiarse y por lo tanto contagiarnos a nosotros, sí que pueden traernos este virus a casa. ¿Cómo?

Los perros y gatos no se pueden contagiar del coronavirus

Numerosos colegios veterinarios y la Real Sociedad Canina Española (RSCE) han asegurado que pueden transportar el coronavirus en su pelo o en su piel. Además de que también puede infectarse el collar de un perro, sus juguetes, su plato de comida, los contenedores de gatos y las superficies con las que las mascotas están en contacto habitualmente.

Por este motivo, insisten en extremar las higiene de nuestras mascotas durante y tras los paseos. ¿Cuáles son las claves para evitar que nos meta este virus en casa? La RSCE aconseja estar de paseo con nuestros caninos «menos tiempo de lo habitual». «Pasear con la mascota siempre se ha considerado una forma de socializar, pero en estos días de emergencia sanitaria hay que dejar de lado esta faceta y colaborar con las autoridades», hacen hincapié.

Los paseos con nuestras mascotas deben ser más cortos a lo habitual

Además, en estas salidas hay que seguir ciertas medidas de higiene, como limpiar las patas, el hocico o el pelo del perro en general ya que puede ser el que esté en contacto con superficies infectadas y por lo tanto al tocarnos nosotros podríamos también contagiarnos.  La Dirección General de los Derechos de los Animales da una serie de recomendaciones importantes que hay que tener en cuenta a la hora de pasear a nuestras mascotas. Además de las normas de higiene básicas, aseguran que es importante después de tocar a nuestro animal lavarnos las manos y evitar tocarnos los ojos, la nariz o el resto de la cara.

Extremar las medidas de higiene también de nuestras mascotas

También después de las salidas y los paseos a nuestras mascotas, debemos limpiar con gel desinfectante las almohadillas de sus patitas y la cola tan solo por prevención. También puedes limpiarlas con agua y jabón al entrar en casa. Ten en cuenta que en este momento se quedarían mojadas, por lo que es importante secarlas para que no cojan ningún hongo. También sería aconsejable, para aumentar más la prevención, la limpieza de la cara y la cola, con productos habituales de la higiene animal. Nunca utilices alcohol sobre el pelaje ni las patas de tu mascota, pues es muy doloroso para ellas y pueden ingerirlo.

La higiene de nuestras mascotas es importante también por nuestra propia higiene, por esto cada cierto tiempo hay que asearlos, darles un baño (revisando que no haya parásitos), cepillar el pelo y cortarlo si es preciso. Presta atención a los productos que utilizas para el pelo de tu mascota, ya que tienes que cuidarlo con los adecuados para que siga igual de brillante y sano que siempre antes del confinamiento.

Productos específicos

También puedes utilizar productos específicos para la higiene del animal, como las toallitas higiénicas de esas desechables para mascotas. Este tipo de toallitas tienen un tamaño más grande que las convencionales de los humanos, llevan ingredientes naturales, son ecológicas y se desintegran rápidamente y están totalmente libres de químicos dañinos como el alcohol. Las puedes llevar en el bolso para tenerlas a mano y limpiar a tu animal de compañía siempre que sea necesario. También es recomendable que pongas a tu mascota un collar antiparásitos, algo que protegerá en gran medida el pelaje y la salud general de tu mascota.

Otro de los productos específicos son los guantes quita pelos, que están hechos de silicona con más de 100 puntas redondeadas, y que te ayudan a recubrir la zona de los dedos y las palmas para que al pasar las manos a lo largo de tu mascota, los pelos que estén sueltos se queden atrapados en los guantes. Una vez que hayas terminado de acariciar a tu mascota, es importante que te quitas los guantes y retires el cúmulo de pelo que saldrá casi de una sola pieza. Con este producto conseguirás mantener el pelaje del perro sano, evitar nudos y la acumulación de pelos y piel muerta.