La Universidad de Harvard ha realizado una lista de siete claves para que nuestros hijos puedan disfrutar de la calle sin riesgo a propagar el coronavirus


Cuando el Gobierno comenzó a plantear la desescalada por fases de la población en cuarentena por el coronavirus, los primeros en poder salir de casa fueron los niños menores de 14 años. Se estableció la regla de los cuatro unos para fijar las normas de su vuelta a la “normalidad”, pudiendo salir una vez al día, acompañados solo de un tutor legal, para dar un paseo y disfrutar del aire libre a una distancia que no podía superar el kilómetro. Unas buenas noticias que abrieron camino a la fase 0 en la que nos encontramos actualmente, que permite la reapertura de algunos negocios al 30 por ciento de su capacidad para frenar la crisis económica, pero sin descuidar la prioridad fijada de vencer la crisis sanitaria por el Covid.19.

El Gobierno dio prioridad a los niños a la hora de comenzar a salir a la calle y allanar el terreno hacia una “nueva normalidad”, al entender que son ellos los que más acusan las consecuencias nocivas de un confinamiento en casa. Una idea aplaudida por muchos, pero criticada por otros, que mantiene las restricciones de la distancia social mínima de un metro y medio de separación y la necesidad de lavarse las manos con geles hidroalcohólicos, así como con agua y jabón, siempre que sea oportuno. Sin embargo, a estas recomendaciones la prestigiosa Universidad de Harvard ha querido añadir además una serie de pautas para que tanto niños como adultos que salen ahora a la calle favorezcan la contención del coronavirus, evitando con ello un rebrote de los contagiados. Siete puntos clave a modo de consejos que la institución ha realizado para que aquellos que deseen hacer las cosas correctamente lo tengan aún más claro a la hora de salir a la calle con niños.

7 pautas que aconsejan desde la Universidad de Harvard

  1. Cuidado con lo que tocan al entrar y salir de casa

Lo principal que los adultos deben vigilar cuando salen a la calle con niños pequeños es controlar lo que tocan, dado que podrían exponerse al coronavirus y favorecer su propagación. Para ello, los expertos que han realizado este listado desde Harvard avisan del peligro que supone dejar que los más pequeños toquen los botones del ascensor, los pomos de las puertas u otras superficies peligrosas. Para evitarlo, proponen diseñar un juego con los niños, diciéndoles que las paredes y cualquier otra cosa están muy calientes y hay que evitar quemarse.

  1. Si han tocado algo, gel desinfectante como principal aliado

Pero ya se sabe que una vez que tratamos con niños, todo es posible y de manera inevitable algo acabarán tocando. Es por ello que el gel hidroalcohólico y desinfectante será el mejor aliado para cualquier padre que se aventure a salir a la calle con sus hijos. Si tocan cualquier cosa, es recomendable aplicarles el gel desinfectante para que no se lleven las manos a la cara con el posible coronavirus en ellas.

  1. Recomiendan el uso habitual de las mascarillas

Desde la Universidad de Harvard incentivan el uso de las mascarillas en todo momento cuando nos encontramos fuera de nuestra casa. También en el caso de los niños. El uso de mascarillas en la calle es recomendable, a excepción del transporte público, que es obligatorio. Ahora que la gente sale a la calle a hacer deporte, pasear, acompañar a los niños, sacar a los perros… es muy probable encontrarse en una aglomeración puntual, por lo que el uso de la mascarilla será lo más recomendable para evitar contagiar a otras personas y evitar que nos contagien. Este uso, junto a la distancia social de al menos un metro y medio de distancia, son las mejores herramientas para evitar el avance del coronavirus.

  1. Elegir estratégicamente a qué lugar vamos

A la hora de salir a la calle con niños, es preferible elegir con estrategia dónde podrán disfrutar al aire libre sin aglomeraciones. Ir al parque está prohibido, dado que no pueden utilizar los toboganes y demás zonas recreativas, pero sí pueden pasear por jardines, el campo o plazas. Eso sí, muchos elegirán el mismo espacio ante la misma restricción. Así, optar siempre por el lugar menos concurrido para asegurarse de la distancia social es la principal medida a la hora de lanzarse a la calle con los más pequeños.

  1. La distancia mínima de seguridad, ahora más que nunca

Como se ha repetido en incansables ocasiones, las medidas de distancia mínima de seguridad de un metro y medio o dos metros es la mejor manera de evitar propagar el coronavirus. Pero ahora es complicado si vamos a hacer deporte o pasear y nos cruzamos con otras personas. Es en estos cruces momentáneos donde aumenta el riesgo de contagio, por lo que hay que medir con mimo la distancia y no importar invadir la carretera o salirse de la acera siempre que sea recomendable, sin poner en riesgo la seguridad vial y respetando al resto de viandantes.

  1. Evitar el contacto en grupo

Desde la Universidad de Harvard avisan también que para plantarle cara al coronavirus, ahora que hemos comenzado a disfrutar de más tiempo al aire libre, hay que evitar las aglomeraciones. Por ello, tratar que los niños no se junten con otros niños en la calle y elegir otra zona si vemos que hay grupos de personas hablando, algo que está prohibido. Por el momento, tan solo puede salir un adulto con un máximo de tres niños a la vez. Un grupo superior a cuatro personas, por lo tanto, está prohibido.

  1. Evitar hacer paradas y tocar objetos en la calle

Salir a pasear con los niños o practicar deporte está permitido, pero se entienden que ante un esfuerzo físico hay que descansar. Eso sí, no podrá hacerse en la calle como si tal cosa. No pueden utilizarse los bancos, polletes o jardines para sentarse, así como que no se recomienda tocar ninguna superficie cuando estamos en la calle.