Muchas veces no consigues saber cómo se te va el dinero de la cuenta corriente tan rápido. Hay gastos pequeños a los que no prestamos atención y son los que más nos afectan. Te ayudamos a identificarlos.


A lo largo del mes tenemos una serie de gastos que van consumiendo los ingresos mensuales. Dependiendo de cómo organices y gastes el dinero tendrás libertad o por el contrario, te encontrarás maniatada.

Existen una serie de gastos fijos que ya tienes previstos y no afectan inesperadamente a tus finanzas, estos gastos son el alquiler o la hipoteca, las facturas, la comida, los gastos de transporte, los seguros que tengas a tu nombre…

Pero además, existen otros que no valoras y no contabilizas como deberías, de tal manera que a final de mes forman una parte importante en el dinero gastado.

Estos son los denominados gastos hormiga, pequeños gastos diarios que no tenemos en cuenta porque apenas representan un par de euros. Los realizamos varias veces al día, todos los días, lo que a final de mes suma una cantidad muy importante.

Por esto, es necesario identificar bien todos estos gastos totalmente prescindibles para reducirlos al máximo. Habitualmente tendemos a reparar en gastos que implican un mayor desembolso en el momento e ignoramos los euros que se escurren diariamente por lo pequeños que son pero que a final de cuentas suponen una gran cantidad. ¿En qué gastas dinero casi sin darte cuenta?

Café en el trabajo

Es común ver como a media mañana en el trabajo se sale a tomar un café. Esto supone un gasto pequeño al día pero si lo tomas todos los días laborables suma una gran cantidad, lo que a fin de mes puede rondar una cantidad de 30 €.

El tabaco

Fumar, además de ser perjudicial para la salud, también rasca nuestro bolsillo de una forma muy notable. Fumando una cajetilla cada dos días supone desombolsar una cantidad de 75 € al mes.

Taxi

Esos días en los que no has madrugado demasiado y ya no te da tiempo a ir al trabajo en transporte público con el bono mensual que tienes contrato o se te ha olvidado en casa el bono transportes te coges un taxi que supone un gasto adicional, además de no rentabilizar el bono mensual que ya has pagado.

Comidas fuera de casa

Hay días en los que no te ha dado tiempo o no te ha apetecido preparar la comida para llevarla al trabajo y vas a un restaurante. El menú mensual suele rondar los 11 € y si comes en casa o te llevas la comida en un tupper puedes ahorrar hasta un 50%.

Caprichos en el súper

Es importante llevar una lista con todo aquello que necesites siempre que vayas a realizar la compra semanal. De esta manera evitarás comprar cosas que no te hacen falta. Tampoco debes consentir a tus hijos comprándole caprichos como caramelos o chocolates siempre que te acompañen. Esto supondrá un gasto innecesario.

Suscripciones

A la hora de contratar un servicio de televisión o de móvil de pago, como Netflix, HBO o Spotify Premium, debes valorar si realmente lo necesitas o si ya tienes otro similar.

Salidas nocturnas

Salir a cenar y tomarse unas copas de vez en cuando está bien. Sin embargo, es muy frecuente que en una noche de juerga derrochemos más que en una quicena. Busca formas de diversión donde no se gaste demasiado o haz un presupuesto para esa noche y no lo sobrepases.