Te damos algunos prácticos consejos para que desinfectes tus prendas cuidándolas lo máximo posible.


Separar ropa de casa y de calle

Se sabe que el coronaviirus puede sobrevivir en la ropa durante horas e incluso días, por ello, lo primero que debes hacer es separar muy bien la ropa de casa de la que haya estado en contacto con el exterior. La de casa es suficiente lavarla a una temperatura de 30º, ya que la suciedad es superficial y no necesita ser desinfectada.

En cuanto a la ropa que has utilizado en la calle, ahora más que nunca debemos extremar las precauciones.

En primer lugar, para manipularla, debes ponerte guantes o lavarte bien las manos con jabón tras terminar el proceso. Por otro lado, no sacudas esta ropa antes de meterla en la lavadora, ya que los virus pueden quedar suspendidos en el aire o contaminar otras superficies.

Después, tienes que leer bien el etiquetado de las prendas, ya que hay muchas que si se lavan a partir de 60º, que es la temperatura a la que muere el coronavirus, se estropean. Por ello, si se puede, lo más recomendable es que laves a esa temperatura toda la ropa que lo permita.

Y para el resto de prendas, en principio más delicadas, que no pueden lavarse a temperaturas tan altas, tienes varias opciones. Puedes pulverizar un spray desinfectante (70% de alcohol) sobre la ropa, dejándolo actuar unos minutos, antes de meterla en la lavadora, o bien añadir al proceso de lavado un producto desinfectante de los que existen en el mercado.

Cuidados básicos

Aunque ahora mismo, como es lógico, lo que más nos importa es nuestra salud y la de nuestras familias, no debes dejar de cuidar tus prendas, porque, además, no es algo incompatible. Por ello, primando las indicaciones anteriores de desfinfección, hay que seguir llevando a cabo esas beneficiosas rutinas que permiten que nuestras prendas se mantengan en buen estado el máximo tiempo posible.

Así, separa la ropa según el tipo de tejido, con especial atención a los más delicados. Para eliminar el riesgo de prendas que puedan desteñir, se recomienda lavar por separado la ropa blanca de la de color. Esta última también es conveniente separarla en tonos claros y oscuros. Un consejo muy útil es lavar las prendas siempre del revés, especialmente si se trata de tejidos estampados, ya que así protegeremos más su color.

Antes de meter la ropa en la lavadora, siempre debes leer el etiquetado de la misma, pero también el del detergente, del que tienes que utilizar la dosis recomendada por el fabricante. Echar más cantidad supondrá un gasto absurdo para tu economía doméstica, porque las prendas no solo no se van a lavar mejor, sino que, además, quedarán más ásperas.

Para cargas completas, es recomendable escoger ciclos de lavado largos que aseguren la limpieza uniforme de la ropa, sin embargo, para cargas medianas, se recomienda elegir un ciclo de lavado más corto.

Adiós a las manchas

Uno de los problemas habituales que nos solemos encontrar es el de quitar las manchas de la ropa. Para empezar, ten en cuenta que siempre es mejor eliminar las manchas cuando aún están recientes, ya que cuanto más se fijen más difícil te será acabar con ellas. Lo primero que tienes que hacer es tratar de eliminarla con un quitamanchas, que son productos específicos para este uso y resultan bastante eficaces.

Otra opción es poner sobre la mancha un poco de detergente líquido frotando con movimientos circulares para que penetre bien el producto. En ambos casos, posteriormente, mete la prenda en la lavadora para proceder al lavado habitual.

Si al sacar la ropa de la lavadora persiste la mancha, evita secarla en secadora o plancharla, ya que las altas temperaturas también provocan que se fijen más. En este caso, antes de volver a meterla en la lavadora, moja la zona manchada para reblandecerla y aplica el quitamanchas de nuevo repitiendo el proceso.

Lavado normal 30ºC

Es la temperatura a la que los fabricantes textiles suelen recomendar que se lave la ropa. Las prendas de lana, por ejemplo, no pueden lavarse a una temperatura superior, porque encogen. Se elimina la suciedad superficial, pero no mata al coronavirus.

Libre de virus 60ºC

Los expertos aconsejan que se lave la ropa a esta temperatura para acabar con el coronavirus. Pero hay que tener en cuenta que hay muchas prendas que se pueden estropear. Se elimina el riesgo de infección, pero la ropa sufre de forma considerable.

Alto riesgo 90ºC

Los lavados a temperaturas tan altas están recomendados para desinfectar la ropa de los sanitarios, trabajadores de hospitales y residencias, personas enfermas, de alto riesgo y cuidadores. Se eliminan los virus, pero deben ser prendas muy resistentes.