¿Sabías que puedes hacer gifs animados con fotos y vídeos? Te traemos los mejores consejos y una guía para que puedas crear tus propios gifs con imágenes en movimiento.


Con la llegada y el asentamiento de Internet en nuestra sociedad, han cambiado nuestras formas de comunicarnos. Ya no llamamos por teléfono, ni mucho menos enviamos cartas. Ahora tan solo tenemos que enviar un mensaje para estar en contacto con los nuestro. O ni eso: también hemos aprendido a comunicarnos con imágenes, audios y vídeos. Es el caso de los gifs, que han cambiado las conversaciones que mantenemos los unos con los otros.

En Internet lo que prima son las conversaciones rápidas, de oraciones cortas, con vídeos, emojis, imágenes, por supuesto, gif, que se han convertido en la estrella indiscutible de todas nuestras conversaciones. En este artículo te enseñamos cómo crearlos en unos sencillos pasos.

Qué es un gif

GIF es el acrónimo de Graphics Interchange Format (Formato de Intercambio de Gráficos). Consiste en un formato de imagen de mapa de bits que utiliza colores de 8 bits. Como formato audiovisual funciona como una secuencia animada que se reproduce en un bucle continuo.

El gif se compacta en LZW, método de compresión sin pérdidas que deja áreas de colores sólidos bien nítidos y que preserva detalles.

No obstante, los archivos gif se limitan a 256 colores, por lo que si optimizamos una imagen original de 24 bits a formato gif de 8 bits puede que los colores se sustraigan y que se dañe la imagen original.

En muchas ocasiones, a los gifs se les añade texto para expresar más ideas o darle más significados en función del contexto en el que se vayan a emplear.

Los gifs nacieron para la red: fueron creados como pequeñas animaciones para los banners de las páginas web 1.0, aunque actualmente son muy utilizados en las conversaciones coloquiales a modo de emoticonos en movimiento, ya que transmiten nuestros pensamientos, sentimientos y emociones de manera más gráfica que un emoji normal.

Además, también son muy utilizados en marketing, pues atraen con mucha efectividad la atención del usuario y posible cliente, que siente simpatía hacia este tipo de imágenes en movimiento y es más propenso a compartirlas o a hacer clic.

Actualmente, se pueden crear gifs con fotos y con vídeos de distintas formas:

  • A través de aplicaciones web, que se pueden usar tanto en móviles como en ordenadores.
  • Con programas específicos para crear gifs, que suelen ser de pago.
  • Mediante programas gratuitos, cuyas funciones son más simples pero que también permiten crear gifs sencillos.

Cómo hacer un gif con vídeo

Para crear un gif de vídeo, tendrás que seleccionar las secuencias que quieres que aparezcan y crear un bucle o loop para que se reproduzcan de manera ininterrumpida. Es muy sencillo.

Hacerlo con Photoshop es muy fácil, tan solo tendrás que seguir los siguientes pasos:

  1. Escoge el tema que quieras para el gif o crea un vídeo que refleje lo que quieres.
  2. Corta un fragmento concreto del vídeo, de no más de 2 o 3 segundos, que será lo que aparezca en el gif. Si lo hicieras más largo, pesará demasiado y no se verá bien la imagen en el bucle. Si tienes un iPhone, las fotos que hagas con LIVE son parecidas a lo que debería durar la imagen de un gif.
  3. Vuelca el vídeo a Photoshop. Para hacerlo, abre el programa, pincha en “archivo”, “importar” y “video frames a capas (frames to layers)”.
  4. Ahora hay que ajustar la calidad. Cuanta más calidad, más pesado será el fragmento, y cuanto más pesado, peor se reproducirá. Por eso, tienes que valorar cuánta calidad necesitas. Debes mantener el ajuste de colores que tiene el vídeo.
  5. Por último, guárdalo y ya puedes compartirlo con tus contactos en tus redes sociales.

Cómo hacer un gif con fotos

También puedes tomar una foto y animarla para hacer de ella un gif, aunque el procedimiento es distinto que con los vídeos. Para animar una secuencia de imágenes (ya sean correlativas o no), también puedes hacerlo con Photoshop con la herramienta “línea de tiempo”. Tendrás que colocar las imágenes que quieras en los distintos cuadros que aparecen en la pantalla. Cada cuadro funcionará como un fotograma de la secuencia final, que será un gif. Depende de la velocidad a la que se vaya a reproducir el gif, necesitarás más o menos imágenes.

Habitualmente, los gifs que se crean con fotos estáticas son más cortos que los que creamos con vídeos.

También puedes crear una animación parcial sobre una imagen estática (por ejemplo, que un avión atraviese el cielo). Para ello, lo que debes hacer es seleccionar la imagen principal en formato JPEG y colocar sobre ella otra imagen en formato PNG, de este modo quedará lo más limpia posible. Cuando ya tenemos estos elementos, insertamos la línea de tiempo y pulsamos el botón rojo de la parte de abajo, que abrirá la línea de tiempo ampliada en la que podemos ver distintas capas.

A continuación, pinchamos en la opción “transformación”, con la que ubicaremos el objeto (es decir, el avión) en distintos puntos de la imagen principal (el cielo) en distintos momentos de la secuencia. Así, cuando se reproduzca el gif, se verá el objeto en movimiento, que irá de un lado a otro de la pantalla. Es una especia de stop motion pero en versión tecnológica.

Con la opción “transformación” también podremos hacer más grande o más pequeño el objeto, e incluso hacerlo aparecer o desaparecer.

Cuando hayas terminado de crear el gif, guárdalo para web y empieza a utilizarlo como quieras.

Consideraciones antes de crear un gif

Aunque cualquier imagen o vídeo puede convertirse en gif, ten en cuenta que gran parte de los archivos audiovisuales que encuentras en Internet tienen derechos de autor o están sujetos a derechos de imagen. Por tanto, antes de que utilices alguna imagen de una persona famosa o un fragmento de alguna película, comprueba que puedes hacerlo porque la imagen sea gratuita y libre de derechos.