Como cada año por estas fechas, se acerca el frío, lo que supone que las calefacciones empiezan a funcionar. ¿Alguna vez has calculado cuánto gastas cada año? Te damos trucos para poder ahorrar.


Se acabó el calor, y con él, el gasto en aire acondicionado. Sin embargo, ahora nos esperan las inevitables facturas por la calefacción. Gastar menos este año y mantener tu casa caliente lo tienes muy fácil. Con los siguientes consejos podrás ahorrar hasta un 30%, aunque de primeras tengas que hacer alguna inversión.

1- Repasa la instalación antes de encender la calefacción

Antes de meterte en el invierno de lleno, contacta con un profesional para que haga una revisión de la caldera. Si es muy antigua, no dudes en cambiarla, podrás ahorrar hasta un 35% de combustible.

2- Apuesta por los radiadores de toda la vida

Los radiadores de agua tradicionales son compatibles con las nuevas calderas de condensación. No te olvides de purgarlos con un destornillador: mejorará el rendimiento de tu calefacción. Una buena idea para ahorrar más aún es colocar paneles reflectantes en las paredes para que el calor rebote y se extienda por la habitación.

3- Invierte en aislamiento

Aunque al principio puede suponer un pequeño esfuerzo económico, a largo plazo es lo más recomendable. Hasta un 30% del calor se pierde por las ventanas. Sin embargo, el doble cristal reducirá hasta un 50% la pérdida del calor.

4- Programa la temperatura con un termostato

No tengas la calefacción encendida todo el día, sobre todo si no estás en casa. Hazte con un termostato programable. Aunque te cueste alrededor de los 150 €, a largo plazo ahorrará hasta un 7% por cada grado de temperatura. También, puedes poner válvulas termostáticas en cada radiador para ajustar la temperatura de cada habitación por separado.

5- Revisa las pérdidas de calor

Echa un vistazo a las puertas, ventanas y persianas sin aislar. En el caso de que no te puedas permitir aislar tu casa ahora mismo, tapa las rendijas de las ventanas con masilla, silicona o burletes aislantes de goma o espuma.

6- Aprovecha al máximo las horas de luz

Sube las persianas por el día para que la luz del sol caliente los cristales y bájalas por la noche. Pon cortinas en todas las ventanas que den al exterior: funcionarán como aislante.

7- Mantén una temperatura constante

Los denominados ‘golpes de calor’ o subidas bruscas de temperatura aumentan considerablemente el gasto en calefacción, así que cuidado. La temperatura aconsejada a la que debes tener tu casa está entre los 20 y los 22ºC durante el día y por la noche sobre los 18ºC.

8- Conoce las subvenciones

Internet nos da muchas facilidades, entre ellas, conocer las ayudas autonómicas y subvenciones que se dan por comunidad autónoma para mejorar el rendimiento energético de tu vivienda, que puede superar con facilidad el 20% de tu presupuesto. Hay una rebaja bianual del IVA de la rehabilitración y las obras domésticas del 16 al 8% y una desgravación del 10% en el IRPF si se realizan obras relacionadas con la eficiencia energética.

9- Ve a por las ofertas de luz y gas

Te llevarías una gran sorpresa si vieses la cantidad de ofertas que existen en el mercado con las que podrías ahorrar. En la web de iberdrola.es y la de naturgy.es podrás ver ofertas y packs de luz y gas muy interesantes de cara al invierno incluso dependiendo de tu número de viviendas.

Ponla a distancia

Existen aplicaciones para dispositivos gratis o de pago que tienen un uso sencillo e intuitivo. Con ellas, podrás planificar la temperatura por horas de tu casa hasta un máximo de dos días sin necesidad de preocuparte. Además, emplean un geolocalizador, se adaptan a la temperatura exterior y detectan si hay ventanas abiertas. En cualquiera de estos supuestos, el termostato envía un mensaje al teléfono móvil o tablet. Es ideal para gente que pasa mucho tiempo fuera de casa.