Si tienes un chupetón y no sabes qué hacer, te damos una serie de consejos para que puedas quitarlo fácilmente y en un muy poco tiempo.


Cuando nos dejamos llevar por la pasión, muchas veces no medimos la intensidad con la que hacemos las cosas, y pueden llegar a quedar marcas. Es el caso de los chupetones, unas marcas que a la mayoría de las personas no les gusta que se les vean. No son perjudiciales para la salud, pero pueden causar vergüenza para quien los tiene. Por esto te traemos algunos remedios caseros para eliminarlos.

Los chupetones aparecen cuando realizamos una succión excesivamente fuerte en la piel, de modo que la sangre se “salta”. Pueden ser desde violetas intensos hasta rojizos, y poco a poco, como si de un cardenal se tratase, se volverán más verdosos y amarillentos. Aquí están los mejores remedios para eliminar estas marcas.

Cómo quitar un chupetón

Aunque los chupetones desaparecen al poco tiempo, existen una serie de trucos que puedes seguir para que desaparezcan de forma más rápida. Por lo general, los chupetones suelen hacerse en el cuello, que suele estar expuesto y por eso la gente quiere eliminar las marcas cuanto antes.

Si quieres acelerar el proceso para eliminar esa marca tan delatadora que te ha quedado en la piel, sigue leyendo los siguientes consejos.

1. Realiza un masaje

Si haces un masaje en la zona del chupetón, circulará mejor la sangre y se acelerará el proceso de curación. Para no estirar en exceso la zona, utiliza un poco de aceite corporal de bebé o aceite de almendras dulces. Con dos dedos, ejerce presión con suavidad, haciendo círculos en una única dirección.

A continuación, cambia el sentido del masaje, de modo que se distribuya mejor la sangre acumulada. Notarás que poco a poco el color va atenuándose. Puedes hacer este masaje varias veces al día.

2. Aplica hielo

Al poner hielo sobre la piel, los vasos sanguíneos se contraen y el sangrado para. Así, el chupetón desaparecerá más rápido. Eso sí, debes tener cuidado de no quemar tu piel con el hielo: envuélvelo en un paño antes de aplicarlo sobre la zona.

3. Pon alcohol

Para que este remedio funcione, tienes que aplicarlo inmediatamente después de que aparezca el chupetón.

Tienes que mojar un algodón con alcohol y posarlo sobre el chupetón, realizando un masaje circular en la misma dirección durante varios minutos. Después, cambia el sentido del masaje hacia el otro lado. Verás como poco a poco desaparece hasta casi pasar inadvertido.

4. Consume vitamina K

La vitamina K es un potente coagulante, lo que vendrá genial para eliminar los chupetones. Podrás encontrarla en alimentos como el brócoli, la espinaca, la acelga, el perejil o la lechuga. Al consumirlos, los coágulos se absorberán y el chupetón se irá más rápido.

5. Aplica calor

La sensación de calor hará que circule mejor la sangre, por lo que aplicarlo es un buen remedio. Tienes que mojar un trapo o gasa en agua caliente y ponerlo sobre el chupetón, ejerciendo un poco de presión para que baje el tono del mismo. Repite el proceso varias veces al día hasta que se vaya por completo.

6. Utiliza pomada de árnica

Este es uno de los mejores trucos para quitar chupetones. La pomada de árnica está indicada para curar hematomas y, como hemos mencionado, un chupetón es muy parecido a un cardenal, por lo que este remedio es muy efectivo. Con un suave masaje con los dedos, aplica la pomada sobre la zona enrojecida. El chupetón desaparecerá de forma rápida.

7. Ponte crema antihemorroidal

Los productos para las hemorroides también aceleran la desaparición de chupetones. Como son cremas antiinflamatorias, ayudarán a que circule mejor la sangre y no se “aglutine” en una misma zona. Aplica un poco de crema antihemorroidal en el chupetón, nuevamente con un suave masaje, y verás como la coloración se reduce.

8. Aplica pasta dental

Es uno de los remedios más conocidos. La pasta de dientes, que suele tener un sabor mentolado, hará que los vasos sanguíneos se dilaten gracias al efecto del mentol. Así, fluirá la sangre y desaparecerá rápido el chupetón.

Además, si te ayudas con un cepillo de dientes, podrás masajear la zona e incentivar que la sangre fluya y, por tanto, que los coágulos se absorban.

9. Coloca té de menta

Para este truco, debes colocar una bolsita de té de menta caliente en el chupetón, siempre teniendo cuidado de no quemarte. Cuando se enfríe, mete la bolsita en el congelador, alternando frío y calor para que la sangre fluya mejor.

Recuerda que el té tiene que ser de menta si quieres que ayude a desinflamar y estimular la circulación sanguínea.

Cómo camuflar chupetones

Si tienes la piel demasiado sensible o el chupetón ha sido demasiado intenso, es probable que los remedios anteriores no basten para hacer desaparecer el chupetón. Pero no te preocupes, existen formas de tapar los chupetones.

Si el chupetón está en una zona relativamente escondida, como la parte posterior del cuello o cerca de la oreja, lo mejor es que desvíes la atención para que la gente mire otra cosa. Por ejemplo, utiliza una camiseta llamativa o un maquillaje potente, de modo que todas las miradas se centren en eso.

Si, por el contrario, el chupetón está en una zona más evidente, puedes camuflarlo con maquillaje. Tapar el chupetón no acelerará la curación del mismo, pero es una forma fácil de ocultarlo. Para ello, utiliza primero un corrector de tono verdoso para rebajar el tono rojizo del chupetón, y después aplica tu base de maquillaje habitual. Si es necesario, añade más capas, y siempre séllalas con polvos sueltos para que no se transfiera a la ropa.

Si no tienes maquillaje o no te apetece utilizarlo, siempre puedes recurrir a una bufanda, un pañuelo o un jersey de cuello alto, si el clima te lo permite. Esto te permitirá tapar sin ningún tipo de problema los chupetones y no atraer todas las miradas en la oficina.