La compra de un coche supone obligatoriamente que lo asegures, al meno, por daños a terceros. Es obligatorio tenerlo para circular con él y su falta puede estar penada con una multa que oscila entre los 600 € y los 3000 €. Eso sí, no todos los seguros son iguales y hay que tener en cuenta ciertos matices.


¿Cambios en el coche?

Todos los cambios que realices en tu coche, desde piezas básicas para su funcionamiento (como el motor) o accesorios como la radio, deben estar homologados y, además, tu póliza debe estar informaba para que se haga cargo de los costes en caso de rotura.

¿Qué documentos debo llevar en mi vehículo?

No solo es obligatorio contratar un seguro, sino que, además, para que sea legal y que no nos multen será necesario llevar la tarjeta de la ITV, el informe favorable de la revisión, la póliza del seguro y el último recibo.

¿Puedo elegir el taller que quiera? ¿El seguro tiene que asumir los costes de reparación?

Sí. El seguro puede darte opciones, pero la elección final es solo tuya. Cualquier tipo de restricción o acción que limite este derecho es ilegal. Además, la reparación no debería limitarse al valor venal del vehículo. El seguro debe hacerse cargo de pagar toda la reparación que necesite el vehículo o, en el caso dar un coche de sustitución.

Bajas o cambios en el seguro

Al igual que otros servicios para darse de baja es necesario avisar con antelación (suele ser un mes), pero cada seguro puede fijar un periodo que deberá estar estipulado en el contrato.

¿En qué casos dejo de estar cubierto?

Si no llevas el cinturón, si superas la tasa de alcohol, si sobrepasas la velocidad… el seguro puede negarse a pagar los posibles costes.

Daños a terceros

Por ley este tipo de pólizas son obligatorias para poder circular con el coche. Este tipo de seguros cubre todos los daños que ha sufrido los automóviles implicados en caso de accidente, asimismo, el seguro se hace cargo del coste de médicos, indemnización o fallecimiento de todas las personas que acompañaban a los conductores.

Según datos de la OCU cerca del 43% lo tiene asegurado a terceros frente al 57 % que lo tiene a todo riesgo