Entre las plantas de exterior es habitual encontrar pulgones. Te enseñamos los mejores trucos para eliminarlos de tus plantas sin usar productos químicos.


Los pulgones son insectos diminutos que se alimentan de la savia de los tallos y las hojas de nuestras plantas. Es una de las plagas más comunes en plantas, que caen enfermas e incluso pueden llegar a morir. Además, hay distintas variedades de pulgones: negros, verdes, amarillos, blancos y rojos.

En cualquier supermercado puedes encontrar productos que son específicos para eliminarlos, pero también existen algunas soluciones naturales que te ayudarán a acabar con la plaga y harán que tus plantas luzcan más vivas que nunca. Sigue leyendo, porque te traemos los mejores remedios naturales para acabar con la plaga de pulgones.

Cómo saber si mis plantas tienen pulgones

Hay una serie de indicaciones que nos alertan de que en nuestras plantas hay pulgones, y estas son:

  • Las plantas pierden energía, dejan de crecer y se marchitan en ciertas zonas. Durante la floración, no salen flores nuevas y las que ya tiene se mueren rápido.
  • Las hojas se deforman y se marchitan más rápidamente.
  • No aparecen nuevos brotes y los más nuevos dejan de crecer, quedando mustios.
  • Aparecen otras enfermedades en la planta, como oídio, roya o mildiu.
  • También aparecen hormigas en las plantas, que son atraídas por los pulgones.

Remedios naturales para acabar con el pulgón

1. Ajo

Sirve para eliminar el pulgón negro, el verde y el blanco. El ajo es muy eficaz como insecticida natural, y además posee propiedades antibacterianas y antimicóticas o antifúngicas. Además, no solo vale para combatir la plaga de pulgones, sino también para prevenirla (así como otras infecciones bacterianas y hongos).

Para utilizar ajo en tus plantas, sigue los siguientes pasos:

  1. Coge 4 o 5 dientes de ajo, córtalos en trozos muy pequeños y aplástalos para que salga un poco su jugo. Después pon un litro de agua en una olla y añade el ajo, y tapa la olla con un trapo de algodón. Deja reposar durante un día entero.
  2. Pasadas 24 horas, destapa la olla y hierve el agua a fuego lento durante unos 20 minutos. Después retira y deja que se enfríe. Cuando esté frío, cuela la infusión y agrega el líquido a un pulverizador.
  3. Pulveriza la infusión de ajo sobre las plantas para eliminar los pulgones. Céntrate en las hojas y en los tallos, pues es donde suelen estar.

Este remedio deberás utilizarlo durante 5 días como máximo, ya que si lo usas más días podría estropear las plantas más sensibles. Además, ten cuidado de que no les dé la luz del sol de forma directa, pues podrían quedar dañadas.

2. Vinagre

El vinagre, gracias a su olor y a su ácido acético, es perfecto para eliminar los pulgones. Eso sí, se suele utilizar más para prevenir en lugar de acabar con ellos, ya que actúa como repelente. De todos modos, si lo usas una vez al día durante varios días seguidos podrás acabar con la plaga que inunda tus plantas. No los matará, sino que se irán a otra planta, así que ten cuidado del resto.

Para utilizarlo, no lo viertas por sí solo sobre la planta. Debes mezclar un litro de vinagre de vino con 10 litros de agua, aunque, siguiendo esta misma proporción, puedes elaborar más o menos cantidad, dependiendo del tamaño y del número de plantas que quieras rociar. Pulveriza la solución sobre todas tus plantas cuando el sol no les dé directamente, y evitarás todo tipo de pulgones.

3. Ortigas

También puedes combatir este problema con otras plantas como las ortigas. Las verdes o blancas desprenden un olor y unas sustancias que acaban con todo tipo de pulgones. Para ello tendrás que preparar una infusión.

Para evitar la urticaria, coge el manojo de ortigas con unos buenos guantes. Después debes dejarlas en remojo en 1’5/2 litros de agua durante un día, y taparlas para que maceren. Pasadas las 24 horas, cuela el líquido y envásalo en un bote de spray. Por último, pulverízalo sobre las plantas y verás cómo los pulgones desaparecen de manera sencilla y efectiva.

4. Tabaco

Aunque no lo creas, el pesticida de tabaco es uno de los mejores remedios caseros para acabar con el pulgón en rosales, huertos y plantas frutales. Esto se debe a que contiene sustancias tóxicas como la nicotina, que afectan también a los insectos. Disuelto en agua te valdrá como plaguicida para acabar con los pulgones verdes, blancos y negros. También tendrá algo de efecto con los menos habituales, o lo que es lo mismo, los pulgones amarillos y rojos.

Aquí ya no tienes que dejarlo solo 24 horas en el agua, sino todo el tiempo que puedas. Pon el tabaco en agua y déjalo actuar el máximo tiempo posible. Después, cuélalo y ponlo en el bote de spray para pulverizarlo sobre todas las plantas. Con el tabaco también tienes que tener cuidado de que a las plantas no les dé el sol, pues podrías quemarlas. Además, no deberías usarlo más de 15 días seguidos.

5. Jabón

El jabón (por ejemplo, el lavavajillas) es también muy efectivo para acabar con la plaga de pulgones, ya sean negros, amarillos, rojos, verdes o blancos. Aunque tienes que usarlo con cuidado, ya que podrías dañar la planta.

El jabón para lavar los platos, además de ser efectivo contra pulgones comunes y no comunes, sirve para combatir también la mosca blanca, y es la única manera de acabar con la cochinilla algodonosa, que es una de las plagas más persistentes. También es efectivo contra los pulgones el jabón de potasa.

Debes mezclar agua y un poco de lavavajillas (a mano, no de máquina). Después, con la mezcla, rocíala sobre las plantas y verás cómo el pulgón va desapareciendo de tus plantas.

Con estos trucos y remedios naturales tus plantas estarán más sanas y bonitas que nunca. Además, son consejos que sirven no sólo para acabar con los pulgones, sino para prevenir y proteger a tus plantas de futuras plagas.