Las hortensias son plantas que son un poco complicadas a la hora de cuidarlas en casa, por eso te traemos los mejores consejos para cuidar de ellas.


Las hortensias son unas plantas asiáticas que se asentaron en Europa hace algunos siglos. Sus cuidados son especiales, distintos a los de otras plantas a los que ya estamos acostumbrados. Sus flores y sus hojas son muy grandes, y crecen en forma de enredadera. Es una planta muy bonita por los colores tan llamativos que tiene, y su aroma es muy agradable.

Existen distintos tipos de hortensia: las hay de flor blanca (que son las más comunes), las de flor rosa y las azules (que son las menos comunes). En este artículo te enseñamos cómo cuidar de las hortensias para que se conserven grandes y fuertes, y que sus colores se mantengan vivos en tu jardín.

Cuidados de la hortensia

Las flores de la hortensia crecen durante la primavera y la convierten en una de las plantas más llamativas y coloridas que existen. No obstante, aunque solo nazcan en esta estación, hay que cuidarlas durante todo el año para que lo hagan correctamente y se mantengan vivas. Para ello, es primordial que tengas mucho espacio y una tierra bien preparada en tu jardín.

A la hora de comprar la hortensia, te recomendamos que lo hagas durante el primer trimestre del año, y que te fijes muy bien en las hojas y los tallos, que deben estar sanos y sin manchas. La hortensia en una maceta te durará unos cuatro años, aunque puede durar más tiempo si la tienes al aire libre y a la sombra (menos en climas frescos).

Por otro lado, si no quieres tenerlas en una maceta y prefieres plantarlas en casa, la calidad de tu suelo influirá mucho en la intensidad de los colores de la hortensia. Si quieres que dé más flores en primavera, tienes que podarla al final del invierno, quitándole las ramas que hayan dado flores y las que estén algo más estropeadas.

Si la mantienes en una maceta, deberás cambiarla a otra más grande cuando notes que se le ha quedado pequeña. En ese momento también deberás renovar la tierra, para que florezca con más intensidad.

Consejos para cuidar las hortensias

Las hortensias no pueden descuidarse nunca. Hay que cuidarlas siempre, todos los días, para que crezcan fuertes y hermosas. Estos son algunos trucos que debes tener en cuenta a la hora de cuidarlas:

  • En primer lugar, debes asegurarte de que la hortensia esté en un lugar luminoso y al aire libre, pues necesitan mucha luz para que sus verdes hojas no se tornen amarillas. Sin embargo, no todos los climas son válidos, ya que sólo aguantan el sol directo en el norte. Si no vives allí, mantenlas al aire libre pero en una zona con sombra.
  • Evita el calor. Las hortensias no pueden estar en sitios que sobrepasen los 20ºC. De lo contrario, no florecerán.
  • Cuando esté en flor, tendrás que regarla todos los días, teniendo cuidado siempre par que drene y no se encharque, ya que la hortensia es una planta que necesita mucha humedad. Aprovecha cuando llueva para que se moje.
  • Añádele abono líquido cuando esté en flor. Así, las hojas y las flores estarán siempre potentes, grandes y bonitas.
  • La hortensia puede ser complicada de trasplantar a otra maceta porque es bastante grande. Si quieres hacerlo, te será más fácil si antes eliminas todas las ramas y tallos que estén estropeados. Raspa la tierra hasta que veas las raíces, y renuévala, manteniendo el mismo tiesto. Así conseguirás que dure los cuatro años que suelen durar.
  • Utiliza guías para sujetar las ramas en caso de que tu hortensia esté creciendo demasiado y se esté desviando. De esta manera se mantendrá recta.
  • Si las hojas se tornan de un color amarillento, es porque el agua con la que la estás regando tiene demasiada cal. Entonces deberás regar la maceta con agua sin cal y utilizar tierra de brezo, que la venden en tiendas especializadas.
  • Ten cuidado con los pulgones que pueden aparecer en tu hortensia, ya que pueden acabar con su vida. Deshazte de ellos con un antipulgón o cualquier insecticida.

La hortensia azul

Como ya hemos mencionado, en los jardines podemos encontrar de forma más o menos habitual hortensias rosas, blancas o azules.

Las hortensias azules son las menos comunes y, por tanto, las más valoradas y preciadas, aunque sus cuidados son los mismos que los de cualquier otro tipo de hortensia. Si tienes una hortensia de color blanco, no podrás cambiar su tono a azul. Pero si tienes una hortensia de flor rosa, sí podrás cambiarlo a azul. Para ello, tienes que plantarlas en un suelo más alcalinizado, o debes regarlas con sulfato de aluminio. Puede que esto te suene un poco a chino, así que si no quieres complicarte la vida, ve a una floristería y pide “azulador de hortensias”. Como su nombre indica, tornará las flores de tus hortensias a un tono azulado cuando lo añadas al agua con que las riegues.

Los productos ricos en azufre también hacen que las flores aparezcan azules, ya que bajan el pH natural de la tierra al añadirlos a la tierra de la hortensia. Sea como sea, es un proceso que debes llevar a cabo con paciencia, ya que no verás los resultados enseguida, sino que florecerán a los meses o incluso puede que no ocurra en la primera floración. Si quieres tener esas hortensias azules tan bonitas, deberás ser constante y no desistir nunca.

El significado de las hortensias

Como muchas plantas, las hortensias también tienen significados positivos y negativos.

En el sentido positivo, la hortensia simboliza la gratitud y todas las emociones sentidas. Además, también significa belleza y abundancia.

Por otro lado, la parte negativa de la hortensia es que evoca frigidez y “falta de corazón”. Existe la leyenda urbana de que las personas que cultivan hortensias nunca encontrarán el amor y, en caso de que ya lo tengas, sufrirás algunos problemas en tu relación de pareja.

Si crees en estos mitos y creencias populares, es posible que quieras elegir otra planta para tu jardín que no sea la hortensia. Pero, si por el contrario no crees en estas cosas, puedes tener esta bonita planta en tu jardín, pues es una de las que más lo alegrarán gracias a sus vivos colores.