Cuando pensamos en este tipo de seguro, caemos en el tópico de creer que solo sirve para proporcionar un ingreso económico en caso de muerte del asegurado a la familia, pero va más allá. Por ejemplo, en caso de invalidez, enfermedad grave o por accidente, el asegurado recibirá una ayuda, en función de la póliza que haya contratado. Pero es muy importante saber exactamente qué has contratado.


¿A cuántas personas cubre?

Es unipersonal, por ello, se recomienda tener uno por persona, independientemente de su trabajo. La franja de edad en la que se contratan suele rondar los 40 años.

¿De qué depende la poliza?

Como cabe esperar, no todas las pólizas son iguales. En función de tu salud y factor de riesgo el seguro determinará una poliza y un precio. Aunque, la tentación sea grande: procura no mentir. Si falleces a causa de una dolencia del que el seguro no tenía constancia… puede que no se haga cargo y sería legal.

¿Puede cambiar la designación de beneficiarios?

Este tipo de pólizas cubre los gastos del fallecimiento o accidente a los beneficiarios asignados. En caso de querer cambiarlos es necesario hacerlo por escrito a la compañia del seguro y, cambiar, los papeles del testamento para que entre en vigor y se actualicen todos los cambios estipulados.

¿Sigo asegurado si he recibido una prestación?

Si, por ejemplo, la póliza contratada incluye una cobertura de invalidez y he recibido un capital determinado por ella, se considera que el pago de la prestación corresponde al anticipo del capital.

¿Tiene alguna fecha de caducidad?

Sí. Esta fecha se suele dar cuando el asegurado supera la franja de los 70-75 años. Es importante que revises bien este punto, ya que es normal que sea la edad en la que más lo vayas a utilizar, y mucha gente acaba llevándose desagradables sorpresas.

Fecha de caducidad

Pese a lo que habitualmente se suele creer, los seguros de vida sí tienen estipulada una fecha de invalidez. Normalmente, al cumplir los 70 o 75 años deja ser válido y, además, a partir de los 65 años dejas de poder contratarlo.

La edad habitual para contratar este tipo de pólizas es a partir de los 40 años