Como cada Navidad toca hacerse la pregunta de rigor: ¿con qué bebida brindamos por el nuevo año? Te contamos dónde está la diferencia entre uno y otro.


champán y fin de año son dos conceptos que van unidos bajo el término Navidad. Los orígenes de este vino espumoso se remontan a tiempos de la ocupación romana en el norte de Francia, aunque ganó popularidad durante el siglo XV cuando se empezó a usar en las cortes europeas. Se elabora con un método tradicional, en el que la segunda fermentación y la crianza del vino se llevan a cabo en la misma botella, lo que permite al vino adquirir finas burbujas de forma natural. Es un clásico en estas fechas.

Clima:

Las uvas se suelen cultivar en una región fría y muy lluviosa de Francia. Esto provoca que tengan muy poco tiempo de maduración y que sus vinos tengan un sabor muy ácido.

Tipos de uvas:

El champán fermenta con dos variedades de uva: la Chardonnay y la Pinot, idóneas para este tipo de bebida, por su alta resistencia que poseen frente las bajas temperaturas.

Suelo:

El terreno dónde se cultivan las uvas suele ser ácido y pobre en sustrato. Por este motivo, el champán adquiere un matiz ácido y, por eso, marida bien en platos de regusto dulce y postres.

Precio:

El champán tiene un coste que no suele bajar, por regla general, de los quince euros. De hecho, esta bebida espumosa suele tener un precio elevado.

Los expertos dicen que las burbujas finísimas del champán crean una sensación
única en boca

Cava nace y se cultivaba en la región de Cataluña a partir del siglo XX. En la actualidad, se cultiva en más zonas de España. La vendiminia se suele realizar temprano, durante los meses de verano.

Por el clima, la uva madura más temprano y para evitar conseguir un alto grado de acidez se cultiva y recoge temprano. Su elaboración, al igual que en el champán, continúa con una segunda fermetación en la que se emplea más azúcar. La cantidad será la que determine el tipo de cava que se prepara en las bodegas.

Tipos de uvas:

Para el cava se suelen utilizar tres variedades de la uva: Macabeo, Parellada y Garnacha. Se eligen estas por su aguante en un clima templado y caluroso.

Clima:

Las temperaturas altas de España favorecen la maduración de las uvas dando lugar a vinos secos, aunque, no llega a afectar el sabor afrutado del líquido.

Precio:

El coste de esta bebida espumosa es menor que el del champán. Su consumo es mayor y, por ello, suele rondar entre los cinco y ocho euros.

Suelo:

A diferencia del francés, suele ser cultivada en un suelo arcilloso y calcáreos que le aportan a la uva un sabor menos intenso. Para aumentar la acidez es necesario vendimiarla muy temprano.

El cava es perfecto si te gustan los sabores ácidos y frescos y que permanezcan por un tiempo en la boca