Tras el éxito de su anterior novela, «Tú llevas su nombre», Carmela se enfrenta a una nueva aventura literaria… La autora publica la saga romántica «Damas de Manhattan» en exclusiva para la REVISTA SEMANA.


Es una viajera vocacional y le gusta escribir sobre los sitios que ha visitado. Lo suyo es la novela histórica, pero en las novelas de Carmela Díaz los sentimientos están siempre a flor de piel. Algo que hemos podido volver a comprobar con el lanzamiento de su saga «Damas de Manhattan» A LA VENTA EXCLUSIVA CON SEMANA, cuatro historias inolvidables que se pueden leer por separado pero con cuatro protagonistas, pertenecientes a una misma familia, que seguro nos van a conquistar.

Las mujeres de tus novelas son siempre fuertes y muy independientes.

Son luchadoras, que atraviesan momentos complicados, como nos pasa a todas, que saben
levantarse y luchar por sus sueños. Me gusta escribir sobre mujeres reales, con altibajos, y que, al final conseguimos salirnos con la nuestra.

Y esta vez te lanzas de cabeza a la novela romántica…

Carmela Díaz
Fotos: Joan Crisol ©

Creo que estas son más novelas de corazón que lo que se entiende por puramente románticas, porque trato todas las emociones humanas: las relaciones con la familia, la amistad… Son cuatro novelas con amores distintos y situaciones diferentes, con las que, sin embargo, acabas empatizando.

Porque de alguna u otra manera muchas hemos pasado por lo mismo: hemos tenido una relación un poco tóxica, o nos han sido infieles, o hemos tenido un precioso amor de juventud con el que nos hubiera gustado reencontrarnos, o lo hemos hecho… El amor más cinematográfico es el de la cuarta novela, pero los otros… son perfectamente identificables para cualquier mujer contemporánea.

Documentada: Tus historias tienen mucho trabajo detrás.

Efectivamente, y en estas también hay mucha labor de documentación, sobre todo la última, que es una novela histórica en toda regla, aunque con una historia de amor conmovedora.

Visité incluso el archivo de SEMANA, para empaparme bien de esa época de finales de los 50 y los 60. Intento ser meticulosa en mi trabajo, sobre todo cuando me voy a otros periodos históricos que no son el nuestro. Soy rigurosa, para que el lector o la lectora no
solo se lo esté pasando bien con la trama, sino que también pueda ir sabien y aprendiendo lo que ocurría en ese momento, siempre de una manera ligera y sin cansarse.

Escribir una saga, cuatro novelas seguidas, no habrá sido fácil…

Yo lo tuve claro desde el principio: tenían que ser todas autoconclusivas. Porque la idea es que si alguien, por lo que sea, se pierde una, no pasa nada, porque todas tienen sus personajes y su propio contexto y localización.

Es cierto que pertenecen a una misma saga familiar y es como un círculo que se cierra en la cuarta novela, y ha sido complejo hacerlo de una manera tan redonda, pero creo que se
ha conseguido. La idea es que cada una se pueda leer de manera independiente.

Aunque, y esto es una recomendación personal, si se van a leer las cuatro, es mejor hacerlo en el orden en el que se van a publicar, para evitar algún spoiler.

Tú tienes una carrera enfocada al marketing y la comunicación, ¿has pensado en centrarte solo en la literatura?

Creo que eso acabará llegando con el tiempo. De momento soy relativamente joven y quiero aguantar algunos años más con todo lo que hago, porque la cabeza me lo pide y el cuerpo me aguanta.

Carmela Díaz
Fotos: Joan Crisol ©

¿Dónde te ves dentro de diez años?

En un sitio de verano eterno, a orillas de un mar turquesa, sobre arena blanca. Ahí voy a acabar mis días y seguiré escribiendo hasta que me muera.

El reto más complejo: Carmela presume, feliz, de sus últimas novelas. “Son el reto más complejo al que me he enfrentado”. La saga Damas de Manhattan son historias independientes y autoconclusivas, con un nexo común que atrapa a los lectores.

  • Primera entrega: 4 de agosto: El día que lo cambió todo nos llevarán al Nueva York
    más cosmopolita.
  • Segunda entrega: 11 de agosto: Mil maneras de no olvidarte, y la Mallorca de principios de los años 90.
  • Tercera entrega: 18 de agosto: Un beso en la Toscana, los preciosos viñedos italianos
    y el París del amor.
  • Cuarta entrega; 25 de agosto: Nos prometimos el cielo, con el Madrid mágico de la década de los 60.