Ubicado en la calle Padilla 56, este nuevo local delata sus intenciones con su nombre. La Parrilla de Salamanca. Y es que este barrio tan exclusivo de la capital ya tiene un nuevo restaurante donde el sabor a las brasas y la esencia a parrilla cobran un protagonismo absoluto. 

Bajo la dirección de Borja Aleixandre, La Parrilla de Salamanca se autodefine como un proyecto donde la parrilla se ha reinventado dando a los platos un punto de modernidad sin perder el sabor característico que aporta el carbón. 

Y así es. En su carta conviven en armonía productos de primera calidad y recetas diseñadas para potenciar el sabor de las brasas. 

El comensal encontrará entrantes tan imprescindibles como la ensalada Cesar de cogollos y pollo a la parrilla, alcachofas a la parrilla con jamón ibéricos o berenjenas a la brasa con alioli ligero de leche de oveja. ¡Se aconseja compartir y no dejar de probar ninguno de ellos!

Su parrilla es la reina de sus carnes y pescados. Por un lado destacan piezas como lomo de vaca vieja macerado con receta “top secret” o pollo de corral con aguacate y pico de gallo. Por otro lado la parrilla se encarga de cocinar un exquisito Rodaballo a la brasa o su original Hot dog de bogavante y col crujiente. Una carta llena de sabores, productos de calidad y recetas muy apetecibles para todos los públicos.

Su entorno es moderno y con gusto. Se trata de un pequeño y coqueto local con mesas altas y bajas, colores blanco y negro para el suelo y un evocador neon que acapara todas las miradas.

Su barra repleta de botellas y colores continúa hacia una cocina vista y protegida donde se puede apreciar su parrilla y todo lo que sucede a su alrededor.

La Parrilla de Salamanca se presenta con una propuesta gastronómica a base de carbón y brasas. Un producto de calidad en un formato que será bien recibido por todos sus visitantes.

Lo bueno: Servicio y atención.

Lo mejor: Entorno cuidado con carta atractiva y sabrosa.

Precio medio: 35 – 40€

Dirección: Calle Padilla, 56, Madrid. Tel: 910965535