Los que pertenecen a la llamada Generación Silver o Plateada (por las canas) tienen sus propias reglas a la hora de encontrar el amor. No se liga igual que a los 20 años… ¡ni falta que hace!.


Si has cumplido más de 50 años y sigues sin pareja es debido a tres causas: o no has encontrado aún el amor; o lo has perdido o directamente no quieres tenerla. Si perteneces al tercer grupo, fenomenal, vives feliz sin compartir el baño… Pero si eres de los que continúas buscando a tu alma gemela, que sepas que ha llegado el momento de ponerse las pilas.

Conocer a gente nueva

Puedes pensar que no es fácil, que tus amigos ya tienen pareja, que sales siempre con la misma gente y es difícil ampliar el círculo y conocer a alguien nuevo… Tienes razón, pero es cuestión de cambiar el chip y abrirte a nuevas aventuras.

Cada persona es un mundo, pero te damos algunas claves para que volver al circuito se te haga más llevadero:

1- Corre la voz.

Utiliza a tus amigos. Si necesitases encontrar un empleo también recurrirías a ellos, ¿no? Pues aquí igual. Deja claro que quieres enamorarte y que piensen en eso a la hora de organizar cenas y demás.

2- Más vida social.

Nadie va a venirte a buscar a casa, así que hay que salir. Apúntate a actividades que te gustan, aunque sea solo: clases de cocina, de idiomas, de baile, ir al gimnasio… Pero también a catas de vino o a hacer senderismo en grupo. Hay infinidad de actividades en las que seguro que no has pensado.

3- Tu perro, tu mejor aliado.

Pasear con tu mascota no solo ayuda a que él sociabilice; lo mismo se puede aplicar a ti.
Es una actividad gratuita, buena para tu salud y la de tu perro y más de un romance ha nacido así: ¡acuérdate de Los 101 dálmatas!

4- Sonríe.

La actitud es muy importante y la gente tiende al efecto espejo. Si estás junto a alguien que bosteza, terminarás haciéndolo tú. Si le sonríes a alguien es muy problable que te devuelva esa sonrisa. Y el primer paso ya está dado.

Seguir el ritmo

A los 20 años es más que probable que salgas todos los fines de semana y que ligues en la discoteca y en los bares. Y si estudias, en clase, o en la biblioteca también se puede encontrar el amor. Pero pasados los 50 es mucho más difícil seguir ese ritmo.

amor

Cuando salgas, no te quedes en una esquina, baila, relaciónate. Y piensa que cada vez hay más actividades pensadas para solteros, desde cruceros a visitas a museos.

Una muy buena opción son las actividades deportivas. Puedes elegir alguna menos convencional, como hacer kayak o escalada, o apuntarte a un club ciclista o a un grupo de running. Y que no te dé vergüenza, no vas a estar solo.

¿Quién sabe? Puedes acabar enamorándote de alguien a quien ves todos los días al ir a spinning, o del padre o madre soltero de algún amigo de tu hijo.

El amor te espera a la vuelta de la esquina. Claro que eso a veces es más fácil de decir que de llevar a la práctica. Y es que hay algo que no cambia con los años, el miedo a que nos rompan el corazón.

Por eso los amores en la red han causado furor. Para muchos son una manera demasiado fría e impersonal de conocer a alguien.

Y otros se declaran fans incondicionales de esas páginas webs, muchas de pago, que te ayudan a encontrar a la persona ideal. Aunque hay quien piensa que favorecen más las relaciones esporádicas que una duradera.

En primera persona

Y en eso, aunque no se debe generalizar, parece que los hombres y las mujeres tampoco son iguales. Ellas dicen que se han vuelto más exigentes con los años y que no quieren tropezar dos veces (y menos tres o cuatro…) en la misma piedra. ¿Y ellos?

“Las mujeres son más y mejor capaces de vivir solas en una casa que los hombres. Será por cultura, por historia, por lo que sea…”, nos cuenta Alfonso.
Y Paula añade: “De hecho, la mayoría de los viudos suelen buscar una compañera, y eso con las viudas no pasa tanto”.

La experiencia es un grado. Lo bueno de esta edad es que has alcanzado la madurez. “Sabes lo que quieres y cómo lo quieres. La experiencia de los años vividos es fundamental para lo que buscas y quieres a estas alturas en una pareja”, nos dice Inma.

Lo que está claro es que no todo vale, como nos cuenta Cecilia: “La obsesión por conseguir una pareja no es buena. Hay que conocerse a uno mismo primero y luego ya llegará o no la persona que se cruzará en tu camino. Hay que disfrutar de nuestros 50 maravillosos años de las muchas maneras que hay en la vida para hacerlo”.

Ellos son cuatro de los estupendos cincuenteañeros que hace unas semanas asistieron al reencuentro de casi un centenar de antiguos compañeros del Instituto Santa Irene de Vigo… Otra forma estupenda, por cierto, para encontrar, si no el amor romántico, al menos amistades que nunca debieron perderse.