Una startup que ofrece un servicio pionero en España, ropa de alquiler para bebés de 0 a 24 meses. Ahora puedes renovar el vestuario de tu pequeño ahorrando hasta un 30% al año.


Este proyecto se pretende impulsar la economía circular desde la familia, con la reutilización de las prendas una y otra vez, y así poder educar a nuestros hijos en un consumo responsable desde pequeños. Su propósito es generar un impacto positivo tanto en la sociedad actual como en el planeta.

Se trata de Lapona, una startup que ofrece un servicio pionero en España, ropa de alquiler para bebés de 0 a 24 meses. Tan solo tienes que suscribirte al plan que más te convenga y recibir en casa cada mes una caja personalizada con una selección de prendas adaptadas a tu estilo porque previamente has rellenado un formulario.

El objetivo de su fundadora, Patricia González, es que las familias puedan ahorrar en el presupuesto del hogar y también que podamos tener más tiempo de calidad con la familia.

Además Lapona trabaja con marcas sostenibles y de proximidad, que tienen detrás unos proyectos apasionantes. Por tanto, los padres pueden vestir a sus hijos a la moda, con ropa de calidad y respetando el medio ambiente.

Los bebés crecen tan rápido que apenas tienen tiempo de ponerse mucha de su ropa más de tres o cuatro veces: en cuestión de dos semanas un trajecito prácticamente nuevo se le queda pequeño sin haber podido amortizar su coste (que no siempre es equivalente al tamaño de la prenda).

Para ayudar a las familias en la gestión del vestuario de sus hijos de hasta 2 años, llega Lapona, la primera empresa española sostenible de alquiler y reutilización de ropa infantil mediante suscripción, que permite ahorrar hasta un 30% al año en el presupuesto destinado a vestir a los más pequeños de la casa, renovando su armario cada mes con looks atractivos de primera calidad y evitando la acumulación de ropa de bebé.

La emprendedora al frente de esta innovadora propuesta de economía circular nacida justo al inicio de la pandemia es la española Patricia González Melgar, aragonesa de nacimiento, catalana de adopción y, tras vivir en varios países, ciudadana del mundo.

Inspirada en su propio bebé, y también con el deseo de contribuir a frenar el deterioro del planeta, decidió poner en marcha Lapona (el nombre hace referencia a la forma infantil en que su hijo llamaba a los hipopótamos).

En poco más de un año, la compañía ha conseguido implantar su modelo de negocio en toda España (excepto Canarias, Ceuta y Melilla) y en Portugal, siendo la Comunidad de Madrid, Cataluña y País Vasco las regiones con mayor demanda en la actualidad.

El sistema es sencillo: el cliente formaliza una suscripción en una de las tres modalidades previstas: mensual (39 euros), semestral (195 euros) o anual (350 euros), sin compromiso de permanencia, de manera que puede darse de baja cuando lo desee.

A través de un formulario, describe sus gustos y el estilo de ropa que desea para su bebé, y cada mes recibe en su domicilio un pack con diez prendas que se van adaptando a la evolución del tallaje, devolviendo las que ya ha utilizado.

Lapona se encarga tanto de la entrega y retirada de la ropa como de su posterior limpieza y desinfección mediante un proceso totalmente ecológico (sin fosfatos y con detergentes hipoalergénicos), así como, si fuera necesario, de reparar cualquier posible desperfecto.