Mantén tu hogar limpio y libre de gérmenes utilizando productos caseros y no contaminantes. Tu economía y el medio ambiente te lo agradecerán.


Pomelo y sal: Limpia tu microondas con la mezcla disuelta en agua calentada a la máxima potencia durante 1 minuto

Es un 3 en 1: desengrasa, desinfecta y elimina el mal olor. Así, la mezcla del jugo de un pomelo y ½ taza de sal sirve, por ejemplo, para desengrasar los quemadores de la cocina, desinfectar la bañera y quitar el mal olor de las camisas. Solo hay que extender la mezcla, dejar actuar y aclarar con agua tibia.

Agua oxigenada y aceite de arbol de té: Puedes sustuir, si lo deseas, el agua oxigenada por vinagre de manzana

Esta combinación resulta muy útil para limpiar los espacios y muebles del baño que tienden a acumular moho. Necesitas 500 ml agua, 150 ml de agua oxigenada y 10 gotas de aceite del árbol del té. Puedes añadir 50 ml de zumo de limón.

Bicarbonato y limón: Juntos eliminan las manchas de moho, los residuos de grasa y polvo y los malos olores

El tándem que forman el limón, antibacteriano y quitagrasas, y el bicarbonato, potente antigérmenes, es perfecta. Para usarlo como limpiador multiusos, mezcla el zumo de un limón, 30 g de bicarbonato de sodio y 250 ml de agua. Puedes añadir vinagre blanco para desengrasar.

Romero: Limpia con agua de romero el inodoro, los azulejos y muebles de baño

Además de aromatizar el ambiente, es un gran insecticida y bactericida. Para utilizarlo como desinfectante casero, calienta 1 l de agua hasta que hierva y añade 200 g de romero. Déjalo reposar hasta que se enfríe y cuélalo. Es ideal para toallas, alfombrillas y trapos de cocina, que puedes dejar en remojo.

Vinagre y limón: Haz la mezcla con un litro de agua, el zumo de un limón y un vaso de vinagre (250 ml)

La acidez que tiene el vinagre blanco ayuda a eliminar los gérmenes y actúa como un estupendo desengrasante. Si, además, lo mezclamos con el zumo de un limón, el resultado será un potente limpiador para baldosas, inodoros, griferías, encimeras, espejos y ventanas.

Percarbonato sódico: Más diluido, se puede usar para limpiar el suelo y juntas de azulejos. No mezclar con ácidos

Es un blanqueador de ropa ecológico ideal para limpiar colchones y eliminar las manchas difíciles de la ropa. Haz una masa con el producto y un poco de agua tibia, aplica sobre la mancha y déjalo actuar durante unos minutos. Después, frota y aclara, o mete la prenda en la lavadora.

Alcohol y aceite de pino: Otra opción es utilizar aceite esencial de limón, menta, lavanda o tomillo, en lugar de pino

Es un limpiador perfecto para superficies lisas. Mezcla 250 ml de alcohol de 70º con 10 gotas de aceite esencial de pino, con propiedades antimicrobianas, antihongos y antisépticas, y que, ademas, deja un buen aroma. Si usas alcohol de 96º, debes diluirlo en agua.

Extracto de lavanda: Combinada con bicarbonato y agua, la lavanda es un excelente limpiador de colchones

Antibacteriana y antimicótica, la lavanda tiene un maravilloso aroma con propiedades relajantes. Para usarla como limpiador multiusos, mezcla 20 gotas de su extracto con 125 ml de agua y 250 ml de vinagre blanco. También elimina los ácaros y los malos olores que proliferan en los muebles.