Apaga la televisión a las horas de las comidas para favorecer la comunicación familiar. ASESORA: Paz Calap. Autora del libro quiero paz, Coach y Experta en mindfulness. www.quieropaz.com


Y es que el hombre es por naturaleza un ser social y por ello aprender a convivir con los demás en armonía y paz es una de las bases para disfrutar de una vida plena y feliz.

1. Comunícate

En un entorno en el que no hay comunicación se pueden crear conflictos y malentendidos que podrían ser solucionados con una simple conversación. Practica la escucha compasiva y empática, es decir, escucha atentamente a la otra persona, solo con intención de escucharle, sin etiquetar juzgar lo que está expresando, simplemente abierto a comprenderle y ayudarle si fuera necesario.

2. Expresa tus emociones

Para que los demás comprendan tu punto de vista, has de expresar lo que sientes en tu interior. Ninguna emoción es buena ni mala, son todas necesarias y al compartirlas de manera amable con los demás se crea un ambiente de confianza en el que das paso a que las otras personas se sientan libres y cómodas para expresar sus emociones.

3. Respeta el punto de vista de los demás

Cada persona tiene su mapa, es decir, su manera de ver la vida y el mundo. Sus experiencias, conocimientos y genética marcan, a priori, su forma comportarse. Si no compartes o apruebas su actitud o forma de pensar, puedes hacérselo saber, pero siempre con respeto, educación y cariño.

4. No te compares

Compararnos no sirve de nada, solamente para sentirnos superiores o inferiores a otras personas. Si pudieramos conocer en profundidad lo que sienten esas personas nos sorprendería darnos cuenta de que somos más parecidos de lo que pensamos.

5. Mente positiva

Vive con optimismo y buen humor. Si tienes una actitud positiva y cordial ante la vida, ayudarás a que la convivencia con otras personas sea más armónica.

6. Muestra afecto

Una sonrisa, una palabra bonita, un gesto amable, un abrazo, un beso, una caricia y un
‘te quiero’ en cualquier momento son el mejor antídoto para las discusiones.

7. Respeta espacios

Es muy saludable disfrutar de intimidad y privacidad. Respeta el espacio personal de los otros y pide que hagan lo mismo contigo en el momento en que lo necesites.

8. Refuerzo positivo

Reconoce y valora los logros de las personas con las que convives. Anímalas a conseguir sus metas aunque no coincidan con las tuyas. Si das tu opinión que sea para que la otra persona se sienta valorada, querida y comprendida.

9. Dedica tiempo a la diversión

Es fundamental compartir divertidos planes de ocio ya que crea o ayuda a mantener lazos de unión. Igualmente, es preciso repartir las tareas.

10. Disfruta el momento

Sé consciente siempre de lo importante que es disfrutar del momento presente, con las personas que te rodean. Deja a un lado el móvil, la tecnología, la televisión y las distracciones y presta atención a lo que está sucediendo en ese momento, conectándote a ello con los cinco sentidos. Así descansará tu mente y disfrutarás de nuevas y nutritivas experiencias.