El yoga se ha convertido en la disciplina favorita de las famosas por todos sus beneficios, Pero si además, le sumas la meditación, conectarás contigo misma para ganar tranquilidad.


YOGA, SALUD PARA TU CUERPO

Somos una combinación de cuerpo, mente y espíritu. Una irregularidad a nivel físico afecta el plano mental y del mismo modo, cualquier inquietud presente en la mente puede acabar pasando factura al cuerpo.

Combate el estrés

El yoga ayuda a reducir el nivel de cortisol, una hormona que se libera con el estrés, y está demostrado que unos niveles de cortisol elevados pueden provocar cambios de humor, aumento de peso, presión arterial alta e incluso problemas de sueño y digestivos.

Gana flexibilidad

Nuestro cuerpo ha sido diseñado para moverse, sin embargo muchas veces el trabajo hace que sigamos pasando demasiadas horas sentados, lo que provoca que el cuerpo se contracture y, como consecuencia, perdamos movilidad (hecho que se agrava a medida que envejecemos). El yoga es una herramienta perfecta para devolver al cuerpo su agilidad y elasticidad natural, así como para mejorar nuestra postura corporal.

Equilibra tu sistema nervioso

El yoga ralentiza la respiración y ayuda a equilibrar el sistema nervioso, favoreciendo la relajación, reduciendo el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, y reforzando el sistema inmunológico, lo que nos hace más resistentes contra virus y enfermedades.

Duerme mejor

Un estudio realizado por la Fundación para la investigación del Yoga Swami Vivekananda demostró que las personas que realizaban yoga tardaban 10 minutos menos de media en quedarse dormidas, e incrementaron el número de horas que dormían en un promedio de una hora más por noche.

MEDITACIÓN, CALMA PARA TU MENTE

Con ella la mente se organiza para que nuestro organismo no sufra alteraciones. Una vez que se aprende a practicarla, en pocos minutos conseguirás un estado de bienestar total.

Lucha contra la ansiedad La meditación nos ayuda a equilibrar nuestro sistema nervioso, endocrino e inmunológico, por eso es una herramienta tan útil para combatir la ansiedad.

Con 5 minutos al día ya se observan cambios en nuestro sistema nervioso, aunque lo ideal
es ir aumentando poco a poco el tiempo hasta dedicar un total de 20 minutos al día.

Terapia ‘antiaging’

Varios estudios han demostrado que la meditación ayuda a proteger el ADN de los daños provocados por el estilo de vida y el paso natural de los años. Su práctica habitual es capaz de revertir el proceso de envejecimiento, ya que tiene una incidencia directa sobre la telomerasa, la famosa enzima que protege los telómeros, los escudos protectores de nuestras células.