Antiestéticas y, en ocasiones molestas, las verrugas son sin duda un quebradero de cabeza para todo aquel que las padece. Te contamos lo que necesitas saber para plantarles cara desde ya.

¿Sabes por qué aparecen?

Las verrugas comunes aparecen a causa del virus del papiloma humano (VPH). El contagio se produce por un contacto cutáneo o a través de objetos o tejidos que se comparten como trapos o toallas. Esto no quiere decir que al realizar este tipo de contacto con alguien que presente verrugas vayamos a desarrollarlas, ya que el sistema inmune responde de forma distinta al VPH. Suelen desarrollarse solo entre el 7 y el 19% de la población general. Eso sí, existe cierta predisposición genética a sufrirlas.

Con la edad aparecen más

La edad influye en la aparición de verrugas, de hecho son más comunes en la población a partir de los 40 años. En general, a esta edad es cuando empiezan a surgir alteraciones cutáneas, como son las arrugas, manchas y en algunos casos, verrugas. También la población infantil es más susceptible de padecerlas. De hecho afectan al el 10-15% de los niños, y son más comunes en las chicas que en los chicos.

verrugas

Esto es lo que debes hacer para prevenirlas

Para poder prevenir o minimizar el riesgo de presentar verrugas comunes lo que tenemos que hacer es evitar el contacto directo con las verrugas, tanto las propias como las de otra persona que las presenta. Además, como suelen aparecer en la piel agredida, hay que evitar morderse las uñas de las manos, arrancar padrastros o quitar la piel que rodea las uñas, ya que en estos casos estaríamos facilitando la entrada del virus y su propagación.

Por tanto, lo mejor que podemos hacer es ser cuidadosos y por nada del mundo arrancar o cortar las verrugas, pues estaríamos facilitando la propagación del virus, no por el sangrado, ya que el virus no está presente en la sangre (esto es un mito), sino al originar nuevas lesiones en la piel donde pueda anidar y desarrollarse.

verrugas

Y si ya han aparecido…

En ocasiones no necesitan tratamiento, pues suelen desaparecer espontáneamente a los 6 meses, pero esto solo ocurre en un tercio de los casos. De cualquier manera, existen varias formas de abordar el tratamiento de las verrugas comunes, uno de los que se suele seguir es la aplicación de ácido salicílico tras haber limado la superficie de la verruga con una lima desechable facilitando la penetración del activo, pudiendo realizarse por el propio paciente en casa.

Otra técnica frecuente es la crioterapia (terapia por aplicación de frío), también pueden eliminarse con láser y con intervención quirúrgica, pero siempre estas opciones deben ser valoradas por un dermatólogo.