El frío a veces nos deja fuera de combate porque nos hace gastar energía calorífica. Recupérate con estas tisanas que te pondrán a tono.


Para asimilar las propiedades de la gran cantidad de hierbas que existen, las aliadas perfectas son las infusiones que, además, ayudan a introducir el agua en tu dieta.

Tomillo: Pueden ser ingeridas por personas de cualquier edad, incluso los niños

Aparte de sus propiedades antioxidantes, antisépticas y antiinflamatorias, el tomillo es útil para reforzar el sistema inmune por su alto contenido en vitaminas, hierro y minerales. Relaja y alivia la irritación en las vías aéreas. Además de en infusión, se puede consumir como especia o en aceite.

Raíz de jengibre: Es muy adecuada para los cólicos menstruales

Úsalo si tienes problemas gastrointestinales y respiratorios, ya que tiene unas excelentes propiedades antiinflamatorias y antihistamínicas. También acelera el metabolismo, ayudando a perder grasa. Para combatir el resfriado, combinarla con miel y limón será una opción ideal.

Cola de caballo: Es diurética, tómala tras los excesos en las comidas

Tiene unas propiedades regeneradoras, astringentes y diuréticas, además es adecuada para combatir la retención de líquidos, la caída del cabello y el acné. Esta infusión es bastante amarga, por eso se puede endulzar utilizando azúcar o miel.

Té verde con menta: Es ideal para después de las comidas porque ayuda a la digestión

El té verde tiene propiedades antioxidantes, diuréticas y ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro. Por su parte, la menta acelera el proceso digestivo y evita la acumulación de gases. Además, la menta reduce el efecto de la cafeína que aporta el té verde.

Regaliz: Cuida la salud del hígado ya que favorece la eliminación de sustancias tóxicas

La infusión de regaliz ayuda a mejorar de forma notable y natural el estado de la salud respiratoria, así como el dolor de garganta, la tos o los mocos, comunes en las gripes y resfriados. Puedes probar otros tés que no contengan solo regaliz, como té verde con regaliz o las infusiones de menta, anís y regaliz.

infusiones

Borraja: Alivia la tos y los procesos catarrales

Esta hierba resulta muy beneficiosa para tratar la irritación de garganta y también tiene propiedades diuréticas, de ahí su uso para tratar la cistitis, nefritis y otras infecciones urinarias. Además, por su efecto calmante y refrescante resulta un excelente remedio para aliviar la fiebre y promover la sudoración.

Canela: Se puede emplear para eliminar de forma natural los hongos en los pies y las uñas

Esta especia es una rica fuente de magnesio, hierro, calcio, fibra y vitaminas C y B1. Por eso es adecuada para tratar la diarrea, la indigestión, la distensión abdominal y estimular el sistema inmunológico. También tiene propiedades expectorantes y alivia los síntomas del resfriado.

Azafrán: También mejora las habilidades cognitivas y la memoria

Resulta ser un excelente digestivo natural. Además, tiene propiedades antisépticas, anticonvulsivas, sedantes y tradicionalmente se ha utilizado para aliviar los cólicos menstruales. Tiene un sabor un tanto intenso, por eso, para facilitar su consumo, conviene mezclarlo con otros tés u otras especias.

Endúlzalas con una mezcla de miel o azúcar moreno y añádeles limón exprimido para aportarle el toque extra de vitamina C.