Los cambios de ritmo provocados por la disminución de horas de luz y por la llegada del frío son el origen de la depresión otoñal, que afecta cada vez a más personas y, especialmente, a las mujeres. Los síntomas más frecuentes suelen ser desmotivación general, sensación de tristeza y falta de energía. Estos signos, que no deben alarmar y que irán desapareciendo a la vez que el organismo se adapta al nuevo ciclo, pueden agravarse con problemas de concentración en el trabajo, alteraciones en el sueño, irritabilidad sin motivo aparente e incluso disminución de la libido.

¿Sabes por qué ocurre esto?

Lo cierto es que la causa de esta tristeza se encuentra en nuestro organismo. Y es que, dependiendo de la luz solar que nos llega, el cerebro envía órdenes a las hormonas, en especial a la melatonina. Esta aumenta con la reducción de luz y este incremento, a su vez, provoca una bajada de serotonina, también conocida como la hormona de la felicidad. Entonces, ¿qué podemos hacer para evitarlo? ¡Apunta estos consejos!

1- No dejes de tomar el sol

Está demostrado que tomar 20 minutos de sol al día eleva el estado de ánimo positivo. Y, aunque en otoño haya menos horas de luz, España es uno de los países con mejor temperatura y más radiación de Europa, por lo que una buena idea es aprovechar el descanso de la comida para dar un paseo. Este pequeño gesto cotidiano te ayudará a cargar pilas y sentirte mucho más activa para afrontar el resto del día.

depresión otoñal

2- Échate la siesta

El sueño ayuda al cuerpo y a la mente a recuperarse del cansancio de cada día. Además, descansar bien también influye positivamente en nuestro estado general de ánimo y bienestar. Cuando nos privamos de horas de sueño, las conexiones neuronales se ven muy afectadas, provocando sensaciones de irritación, ira, tristeza y angustia. Por ello, si alguna noche no has descansado como deberías, no dudes en echarte la siesta, eso si, con 20 o 30 minutos será más que suficiente.

depresión otoñal

3- Practica algo de ejercicio

Corre bien abrigada, haz unos cuantos largos en la piscina, apúntate a clases colectivas en el gimnasio (zumba, yoga, spinning…) No importa la actividad que elijas, lo que cuenta es que disfrutes y consigas liberar endorfinas para eliminar las tensiones del día a día. No hay excusas, siempre puedes sacar algo de tiempo. Con dos o tres días por semana es suficiente y seguro que después le coges el gustillo.

4- Empieza a estudiar

Quien dice estudiar, dice retomar un reto que tengas pendiente. Y es que aunque el aumento de melatonina resta energía, favorece la concentración. Aprovecha esto para apuntarte a algún curso interesante, aprender inglés o hacer cualquier actividad que te mantenga mentalmente activa. También puedes ejercitar tu creatividad escribiendo, pintando o haciendo manualidades. Todo vale siempre y cuando te ayude a combatir la depresión otoñal.

zaz

5- Busca tiempo para ti

Sal a cenar, vete de compras, date un buen masaje, disfruta de una sesión de cine o teatro… Hay muchas cosas que puedes hacer también en esta época. El objetivo es mantener la mente ocupada, socializar con el exterior y dedicarte tiempo para ti. ¡Es obligatorio hacerlo al menos una vez a la semana!