En verano, con el calor y las comidas copiosas y desequilibradas tendemos a retener mayor cantidad de líquidos. Con estos sencillos ejercicios le dirás adiós a la hinchazón y te sentirás más ligera.


A retención de líquidos se produce cuando existe un desequilibrio entre las fuerzas que regulan el paso de los líquidos de una zona a otra. Se manifiesta por una hinchazón de los tejidos que afecta principalmente a los pies, los tobillos y las piernas, aunque también puede aparecer en la zona del vientre o incluso en el rostro.

Son múltiples los factores que dan lugar a la retención de líquidos, pero entre sus principales causas se encuentran el clima, la dieta, el sedentarismo, el estrés, el ciclo menstrual o el embarazo. ¿Cómo puedes evitarlo? Dedica 10 minutos al día a realizar estos ejercicios que te proponemos y, además, ten en cuenta estos sencillos consejos.

Bebe mucha agua

Potencia el consumo de alimentos ricos en potasio, este mineral regula los niveles de agua en el organismo. Y bebe mínimo 2 litros de agua dal día, te ayudará a la depuración del organismo para eliminar las toxinas y reestablecer el equilibrio hídrico, así como a evitar el estreñimiento.

Usa hierbas

Un exceso de sal (sodio) en tus platos favorece la retención de líquidos y los problemas circulatorios. Puedes reducir la cantidad que pones habitualmente si utilizas hierbas aromáticas o especias para condimentar tus recetas.

Evita pasar mucho tiempo sentada

Todo lo que sea mover las piernas facilita el trabajo a los riñones y es útil contra la retención, por lo que si trabajas sentada, levántate y camina unos minutos cada hora.

sentadillasSentadillas: Con las dos piernas levemente separadas, dobla las rodillas bajando poco a poco la cadera, pero sin sobrepasar la línea de los dedos de los pies. Mantén la espalda recta, baja la cadera como si quisieras empujar algo hacia atrás con tu trasero y estira los brazos. Repite 3 series con cada lado.

 

 

 

 

zancadas

Zancadas: De pie, con los pies ligeramente separados y el tronco erguido, adelanta un pie y baja hasta que el muslo forme un ángulo de 90º con respecto a la rodilla. En esa posición coge una mancurda con cada brazo, ténsalos y aguanta 15 segundos. Repite  3 veces con cada pierna.

 

 

 

Talones arrba: La presión que hace el músculo al contraerse facilita el retorno venoso. Primero, da pasitos suaves caminando de puntillas: hacia delante y hacia atrás. Después, anda durante 2 minutos marcando el paso de forma exagerada y apoyando bien la punta del pie que quede atrás.

 

 

 

 

 

Y si este verano vas a LA PLAYA…: ¿Sabías que las algas son uno de los remedios más
eficaces para mejorar la circulación? Aplícatelas en los tobillos y rodillas y verás cómo se deshinchan gracias a su poder de absorción de líquidos. Y si caminas por la orilla hazlo siempre con los pies dentro del agua, a la altura de las rodillas.