Las leches vegetales ganan adeptos como sustitutas a la leche de origen animal. La gran variedad que existe puede hacerte dudar a la hora de elegir. Te contamos los beneficios (o no) de cada una para que elijas con criterio.


La leche de vaca es la más común, tanto por su consumo extendido por todo el planeta como por su utilización para la elaboración de otros productos, como los yogures o el queso. Aunque la leche de vaca tiene importantes beneficios, entre ellos el aporte de calcio y proteínas, no todas las personas pueden digerirla, ya sea por intolerancia a la lactosa o a la proteína de la leche. Para estas personas existe la opción de las leches vegetales, mucho más ligeras y fáciles de asimilar.

Fíjate en sus ingredientes

Se pueden obtener a partir de productos como la avena o la soja, frutas como el coco o también de frutos secos, como la almendra, entre otros muchos. Cada vez más la oferta en los supermercados es más grande.

Conviene destacar que muchas de las leches vetetales que se compran contienen una cantidad muy pequeña del componente que le da nombre y presentan muchos aditivos y azúcares añadidos. Una sana y fácil opción es optar por prepararlas tú misma en casa.

Leche de almendras

Se elabora a partir de almendras y agua, pero a la hora de comprarla hay que prestar atención a la cantidad de almendra que presenta y a los azúcares, aceites o edulcorantes que se le han añadido. Muchas veces contienen cantidades muy pequeñas de almendra.

leche de almendras
No contiene lactosa, gluten, soja ni lácteos, por lo que es ideal para veganos, personas alérgicas a la soja y los lácteos, celíacos e intolerantes a la lactosa. No es adecuada para bebés ni niños, ya que es poco nutritiva para su desarrollo y crecimiento.

Aporta al organismo vitaminas D, A y B2, así como proteínas, omega 6, zinc, magnesio e hidratos de carbono. Esto ayuda a que las uñas y el pelo estén fuertes y la piel hidratada.

Es baja en grasas saturadas y calorías, baja el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos y aumenta el bueno (HDL). Además, redula la velocidad de absorción de los azúcares.

Es una bebida astringente por su alto contenido en potasio. Mejora los trastornos digestivos.

Leche de soja

Es una de las bebidas vegetales más consumidas. Se obtiene a partir de la semilla de la soja y agua. Se muelen las semillas con agua y se calientan al vapor. Después se le añaden minerales, como el calcio, y vitaminas.
leche de soja
Es ideal para niños mayores de 5 años y ancianos por su alto contenido en aminoácidos necesarios para el crecimiento y desarrollo, aunque no debe ser un sustituto de los lácteos. También es una buena opción para intolerantes a la lactosa, hipertensos y personas con diabetes.

Contiene vitaminas del tipo B, lecitina, calcio, fósforo y magnesio. Estos nutrientes ayudan a evitar problemas cardíacos, mantener las arterias limpias, reducir el colesterol y no contiene hormonas que pueden ser perjudiciales para el organismo.

Su consumo no es recomendable durante el embarazo. También puede afectar al hipotiroidismo y la calidad del esperma.

Leche de coco

Su sabor es único y delicioso y es de fácil preparación en casa. Se mezcla la carne del coco con un poco de agua, después se licua y se puede endulzar o no. También se puede encontrar fácilmente en los supermercados, pero hay que prestar atención a la etiqueta.
leche de coco
Es una leche baja en alérgenos. Por eso es ideal para alérgicos a frutos secos, ya que el coco es una fruta y no un fruto seco, y los intolerantes a la lactosa.

Es una gran fuente de energía para el cuerpo. Proveerá de los nutrientes esenciales y, además, es capaz de construir las defensas inmunológicas. También tiene un alto contenido en calcio, fósforo y magnesio, favoreciendo a los huesos y dientes.

Es una bebida muy calórica, tiene un alto contenido en grasas, por eso es conveniente no pasarse con el consumo, un vaso al día es suficiente.

Leche de arroz

Su elaboración es rápida y sencilla, prepárala en casa en vez de comprarla. Mezcla una taza de arroz con 12 de agua, hierve y lícualo.
leche de arroz
No es recomendable para diabéticos, y por su bajo aporte de proteínas y calcio es conveniente consumirla en el desayuno con otros alimentos que contengan estos nutrientes.

Posee un alto contenido de ácidos grasos Omega 3 y 6, también vitaminas D y B12, hierro y almidón. Es un poderoso antioxidante y tiene una gran eficacia contra el envejecimiento celular.

Es un alimento bajo en grasas, ideal para incluir en dietas de adelgazamiento.

Leche de avena

Se compone principalmente de agua, así que es una bebida bastante baja en hidratos de carbono. Hay que fijarse que no tenga azúcares añadidos. Los granos o copos de avena son indicados para cualquier tipo de dieta, es un cereal integral rico en proteínas y fibra.
leche de avena
Las personas celíacas o alérgicas al gluten deben tomar precauciones, la avena no contiene gluten pero puede contaminarse en el cultivo o fabricación del gluten que continen otros cereales. Siempre debe asegurarse de que en la etiqueta ponga “libre de gluten”. Es una opción perfecta para las dietas vegetarianas o veganas.

Ayuda a la pérdida de peso. Al no aportar grasas es dietética y reduce la retención de líquidos. Además favorece la flora intestinal, es saciante y ayuda a reducir el colesterol.

Protege el sistema nervioso, músculos y huesos por la gran cantidad de vitamina B y proteínas que contine.

Tiene un elevado contenido en calcio, al igual que las leches de procedencia animal.

¿Leche de vaca o leche vegetal?

La leche de vaca es, hasta el momento, la más completa en nutrientes esenciales para todas las etapas de la vida.

Las leches vegetales continen un aporte de grasa similar al de la leche desnatada, con la diferencia que estas son insaturadas.

La leche de vaca no contiene azúcares añadidos mientras que las vegetales, por lo general, sí. Por eso, si optas por las vegetales es mejor preparalas en casa.

Las leches vegetales poseen vitaminas antioxidantes como la A y E; la de vaca aporta otras como la B12.

La leche de vaca aporta calcio de manera natural, sin embargo las bebidas vegetales no lo hacen, a no ser que se le añada artificialmente.

Si tu objetivo es perder grasa y peso la leche vegetal o desnatada es más adecuada para ti, pero debes considerar que los nutrientes importantes que no te aportan tienes que ingerirlos de otra forma.