Bio, eco, orgánico… La única diferencia, a priori, es su precio, más elevado de lo habitual.
¿Está realmente justificado? ¿Son productos más sanos, mejores? Sigue leyendo y lo averiguarás.


Cada vez son más los consumidores que apuestan por alejarse de una dieta con aditivos, pesticidas, antibióticos y cualquier otro químico añadido que puedan contener los productos que se encuentran en el mercado.

Desde el punto de vista científico, no se puede afirmar rotundamente que los alimentos ecológicos sean más saludables, ni que los medicamentos autorizados tengan una repercusión perjudicial para nuestra salud.

Lo que sí es cierto es que desde el punto de vista del bienestar animal, los alimentos ecológicos tiene que cumplir unos requisitos más estrictos. También es mejor optar por productos de proximidad que potencialicen el comercio local y respeten el medio ambiente.

Términos confusos

A la hora de realizar la compra, surgen confusiones en torno a conocer cómo ha sido cultivado o criado un producto. De esta manera, existen los términos ecológicos, biológicos y orgánicos. Los alimentos ecológicos son respetuosos con el medio ambiente y cuidan los ciclos naturales.

Los biológicos no contienen ningún componente que haya sido alterado genéticamente. Los orgánicos no contienen productos químicos artificiales, pero sí pueden haber sido modificados genéticamente. Todos ellos son más caros que los de producción industrial.

Son múltiples los beneficios de consumir los productos ecológicos: saben mejor, contienen un mayor número de vitaminas, minerales y antioxidantes…

Los efectos nocivos de las sustancias químicas que se utilizan en la producción de los alimentos son diversos: los residuos de pesticidas se van acumulando en el cuerpo, los antibióticos que se inyectan a los animales también pasan a la leche y huevos y no se sabe con certeza los efectos de las hormonas de crecimiento en la carne.

Pero no debemos entrar en pánico por esto, hay que ser prudentes y realistas. De poco sirve comprar frutas y verduras ecológicas mientras consumimos grandes cantidades de alimentos procesados, como la bollería industrial.

Diferencia entre Ecológico y no Ecológico

Alimentos Ecológicos

1. Pollo (5,45 €/kg aprox)
Se cría libre de medicamentos y productos químicos, como pesticidas o herbicidas que suelen acompañar a los piensos no ecológicos con los que se alimentan a los industriales.

2. Huevos (5,98 €/docena aprox)
El código impreso en la cáscara de un huevo ecológico comenzará con un 0. Al proceder de una gallina ecológica, no habrá ingerido grandes cantidades de pesticidas, antibióticos u hormonas.

3. Aceite (8,51 €/l aprox)
En un olivar de cultivo ecológico está prohibido el uso de productos químicos para aumentar o mejorar la producción. Solo se utilizan productos orgánicos, lo que conlleva una producción menor y más cara, un 25% aprox.

4. Tomates (5,70 €/kg aprox)
En el cultivo de un tomate ecológico se respetan sus ciclos de crecimiento y no se le aplican productos artificiales. Su aspecto será variable, con algunas marcas e imperfecciones incluso, y madura de forma desigual, siendo su sabor más sabroso.

5. Lechuga (1,35 €/unidad aprox)
Ni se utilizan abonos inorgánicos ni herbicidas o fungicidas, por lo que su cultivo requiere una mayor mano de obra. Se suelen producir en terrenos mucho más pequeños y no todas consiguen venderse, porque se pierden antes.

4. Cereal (2,99 €/caja 300 g aprox)
El cultivo del cereal ecológico tiene la garantía de contener ingredientes naturales, sin modificaciones y sin añadidos artificiales. Por ello, su sabor no estará alterado y sus propiedades alimenticias serán mayores.

5. Vino (6,85 €/botella aprox)
Para que un vino sea ecológico no solo su elaboración tiene que ser ecológica, sino también el suelo en el que se cultiva y la conservación del caldo. No se utiliza maquinaria.
ecológico

Alimentos no Ecológicos

1. Pollo (2,49 €/kg aprox)
Su precio es mucho menor. Se crían en grandes granjas, sin respetar los ciclos de crecimiento y se les suministran medicamentos y productos químicos.

2. Huevos (1,50 €/docena aprox)
La principal diferencia es la calidad de vida de la gallina. Estas están encerradas en
jaulas o en naves muy abarratodas. Además, contarán con los restos químicos que contenga el pienso con el que se alimentan.

3. Aceite (4,99 €/l aprox)
En un olivar tradicional, que suponen la mayoría en España, se utilizan productos químicos para aumentar su productividad y luchar contra plagas. El precio es más bajo, pero en el sabor no hay diferencia.

4. Tomates (1,99 €/kg aprox)
Los tomates son una de las verduras donde más transformaciones genéticas se hacen para conseguir su rápida maduración: se hace que maduren de manera uniforme y se pongan rojos de golpe, pero a cambio de perder parte del sabor y del olor.

5. Lechuga (0,89 €/unidad aprox)
Se cultivan en grandes terrenos, con las cantidades necesarias de pesticidas, herbicidas y demás químicos para conseguir una rápida producción, poca mano de obra y evitar que se pierdan por enfermedades.

4. Cereal (3,69 €/caja 550 g aprox)
Al cultivarse con la aplicación de pesticidas, herbicidas y abonos artificiales, los cereales contendrán restos de estos productos. Esto supone un coste de producción menor y la pérdida de propiedades nutritivas.

5. Vino (5,15 €/botella aprox)
Se utilizan abonos artificiales, sulfitos para conseguir una mejor conservación del producto y se emplea maquinaria para los procesos de recolección y mantenimiento.

Eco, Bio y Orgánico

Eco

Son aquellos alimentos que siguen un proceso de producción respetuoso con el medio ambiente, utilizando energías renovables y preservando al máximo los recursos naturales. Para su cultivo se emplean fertilizantes naturales, se aprovechan las condiciones naturales del suelo o del clima y, en el caso de la ganadería, se respeta la crianza en condiciones óptimas y naturales.

Bio

Son los alimentos que no contienen ningún componente que haya sido alterado genéticamente ni recibido intervenciones de laboratorio para conseguir el resultado final. De este modo, se realiza un proceso natural de selección de especies, se cierra su ciclo reproductivo y se preserva la biodiversidad.

Orgánico

Un alimento etiquetado como orgánico asegura que no se han usado pesticidas, fertilizantes u otras sustancias similires para su producción. Aunque es conveniente saber que no todos los alimentos orgáncios son Bio, ya que puede que no tengan químicos pero sí productos manipulados genéticamente.