Cumplir 50 años supone por fin poder presumir de madurez, de buen físico, de experiencia vital… Según los expertos, es el mejor momento en la vida de una mujer. Siéntete bien, haz que se note y ¡celébralo!.


Celebra la vida si estás a punto de cumplir los 50 o los has cumplido ya. Al margen de la revolución hormonal que experimentará tu cuerpo en estos años, tu vida es muy posible que esté (más o menos) ordenada.

Sabes lo que quieres (y lo que no quieres), estás posiblemente en un buen momento vital y tienes estabilidad emocional, al margen de tener o no pareja. Todo ello hace de ti una mujer fuerte y atractiva, aunque quizá no lo sepas. Te damos las claves para que empieces a creértelo.

Potencia tu atractivo

Gana seguridad. La presión a la que muchas veces por culpa del márketing o de los cánones irreales, nos someten, no te dejan ser feliz. La casi obligación de verte delgada y sin arrugas puede arruinar tu autoestima.

Debes aceptarte y dejar de seguir estereotipos sociales. La dignidad y el valor radica en eso, en ser quienes somos, únicas e irrepetibles.

Practica el ‘buenrollismo’. Busca la felicidad y la paz y no te desgastes en discusiones que no van a llevarte a nada. Eso te hará mantener un aura de buena energía que se trasmite a los demás. Sin darte cuenta, atraerás a buena gente.

No te recrees en el fracaso. En 50 años de vida, como todo el mundo, habrás tenido éxitos y fracasos. Pues bien, eleva tus éxitos y aprende de tus fracasos. Sé justa contigo misma.
Deja ir las situaciones o las personas que no te sumen. Aunque a veces te pueda llegar a causar dolor, hay que soltar las situaciones que no te hagan bien. Tienes que practicar un desapego inteligente. Aprende a dejarte sorprender por la vida.

Sonríe, no hay nada más atractivo que una bonita sonrisa. Además de procurarte otra actitud ante la vida, la sonrisa es una de las más poderosas armas de seducción que existen. Atrae cosas buenas y realza tu magnetismo.

Ama y rodéate de gente que te ame. El amor es la fuerza que mueve el mundo.Nos rodeamos de personas que amamos de verdad. A pesar de reconocer en todas su valor y dignidad nos hacemos más selectivas. Y no por soberbias, sino que elegimos estar con aquellas que sumen a nuestra vida, que no busquen el conflicto. No pierdas tiempo con personajes que no nos inviten a crecer.

La soledad es una gran compañera. Estar a solas es una delicia, pero esto solo se logra si vivimos en paz con nosotras mismas. Habrá veces que la relación que más tengas que fortalecer y nutrir es la tuya contigo.

Las experiencias te hacen rica. Somos mucho más que un número. Lo que ahora tenemos es un cúmulo de experiencias que nos han hecho sabias.

Controla los cambios físicos

A partir de los 50, el cuerpo de la mujer vuelve a sufrir una considerable revolución física. Los óvulos han dejado o están a punto de dejar de producir estrógenos, por lo que la mujer deja de tener el período. Se sufren alteraciones en su estado de ánimo, sofocos, vértigo, altibajos emocionales, malestar… Debes consultar al médico para que esos cambios en tu organismo no te acaben pasando factura emocional.

Activas y… meditando

Según un reciente estudio llevado a cabo en Europa, el 90% de las mujeres de 50 años declara sentirse activa y con ganas de hacer cosas. De hecho, el 82% de esas mismas mujeres afirma hacer vida social fuera de la familia, con amigos, compañeros de trabajo, etc. Esa actividad procura además, seguridad. Otra de las acciones que te ayudarán a sentirte bien contigo misma es la meditación.

Se trata de intentar controlar la mente para que sea capaz de no hacer caso a la cantidad de pensamientos que nos atacan. Sus beneficios no pueden ser mejores. aporta serenidad y claridad mental. Un estudio de la Universidad americana de Yale concluyó que las personas que meditan a diario desarrollan una red neuronal que les da vitalidad y optimismo. Si aún no has empezado, en internet encuentras tutoriales sencillos que te pueden ayudar. ¡Empieza hoy!