Comer sandía puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre, por lo que los diabéticos deben tener precacución con el consumo.


Cada vez más las sandías son protagonistas de las épocas de verano donde necesitamos un aporte extra de líquidos. Su capacidad de refrescar, hidratar y saciar la sed y su sabor dulce la convierte en un alimento imprescindible.

Además de tener en su composición un alto valor en los niveles de vitaminas, minerales y antioxidantes, destaca por su bajo aporte calórico comparado con otras frutas, ideal para dietas de adelgazamiento y depurativas. Te aporta la energía suficiente para hacer todos que tenías marcados y tener tu peso controlado.

Numerosos estudios avalan que el consumo de frutas como la sandía disminuye el riesgo de obesidad, enfermedades del corazón y a la aparición de la diabetes. ¿Más beneficios

Contra el cáncer

Su aporte en licopeno, la sustancia que dota a la sandía de ese color, le permite luchar contra las enfermedades del corazón y conseguir la reducir la probabilidad padecer de cáncer de próstata. Además, su gran fuente de antioxidantes, como por ejemplo lo es la vitamina C, es perfecta para luchar contra la formación de células cancerígenas y reducir en gran medida desarrollar asma.

Cuida de ti

Su alto contenido en fibra te ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que disminuye los niveles de colesterol en la sangre. Además, es ideal para prevenir problemas de estreñimiento. Nos ayuda a sentir una mayor saciedad y a regular el peso, ya que tan solo aporta 30 calorías por 100 gramos, así que es ideal en las dietas de adelgazamiento.

Salud ocular

Se puede llegar a dictaminar que la sandía es una de las frutas más beneficiosas a la hora de proteger nuestra vista. Su aporte de vitamina A y sustancias como la luteína o la zeaxatina, ayuda a proteger la aparición de enfermedades relacionadas con la vista y a mantener nuestra vista en buen estado.

Fuente de hidratación

La cantidad de agua que tiene la sandía en su composición (más del 90%) la hace ser una opción excelente para mantenerse hidratado en los días de mucho calor. Por eso, es muy recomendable consumir en el caso de las personas que retienen líquidos o las que quieran depurar el organismo.

Es idóneo para deportistas porque su alto contenido en agua favorece la hidratación durante la práctica deportiva, además de su gran aporte en fibra.

Piel y pelo 100%

Se preocupa por tu salud física, por tu cabello y por tu piel. Es una fuente de vitamina C muy importante que a su vez es primordial para el colágeno, responsable de tener la piel elástica y el pelo nutrido y con brillo. Por otro lado, la vitamina A ayuda a tener la piel saludable y a darle un aspecto sano ya que contiene propiedades regenerativas. Es esencial en verano porque te protege ante los rayos del sol.

La variedad amarilla es más dulce

La diferencia de la sandía que conocemos comúnmente, la sandía amarilla es
habitualmente de un sabor más dulce como tirando a miel que las sandías tradicionales.

La ‘sandía melón’ o sandía amarilla crece en Salamanca y es muy popular en toda Europa. Los expertos dicen que su color se debe a los pigmentos vegetales naturales que contienen, que ayudan a mantener un mejor sistema inmunitario.

La receta: Gazpacho de sandía

Ingredientes:
1 kg de pulpa de sandía
3 tomates maduros
1/2 pepino
1 pimiento verde italiano 1/2 cebolleta
1 ajo
1 trozo de pan duro
4 cucharadas de aceite
2 cucharadas de vinagre de Jerez
perejil y sal
Sandía
Preparación:
Poner todas las verduras peladas y troceadas en el vaso de la batidora y triturar muy bien.
Agregar el aceite de oliva virgen extra, el vinagre, sal y el trozo de pan duro, y triturar de nuevo hasta obtener una crema muy fina.
Probar para rectificar y reservar en la nevera. Llevar a la mesa bien frío y servirlo en vasos o tazas para tomarlo bebido. Decorar con perejil.