Esta pequeña y rica fuente de salud es una de las frutas más atractivas de la primavera, que contiene propiedades diuréticas y depurativas.


Este pequeño fruto rojo es una de la mejor experiencia sensorial y nutritiva que puedes llevarte al paladar. No dudes en incluirlas en tu dieta. Puedes hacerlo de muchas maneras, comiéndolas frescas o también en postres caseros. Los expertos recomiendan tomar unas 20 cerezas diarias, aproximadamente. ¿Sabías que hay investigaciones que demuestran la relación entre comer cerezas y la prevención del Alzheimer?

Calorías, las justas

Las cerezas son una buena merienda o el postre de elección importante para el mantenimiento de peso, debido al poco aporte de calorías. Tan solo 100 gramos de esta rica fruta nos aporta unas 50 calorías, aproximadamente. Estar guapa y sana es algo que nos preocupa a todas y, entre los beneficios de las cerezas encontramos que es laxante, diurético y saciante. Esto se debe a su contenido en fibra, agua y potasio, así como al bajo aporte de lípidos y sodio.

Piel nutrida y cuidada

Cargada de antioxidantes, compuestos que tiñen de rojo su pulpa y su piel. Dichos antioxidantes hacen una labor intensa en el cuidado de la piel, ya que, nos ayuda a mantener nutrida la piel y, a contrarrestar los efectos dañinos y de envejecimiento prematuro de los rayos de sol. Se recomienda consumir en personas que necesitan una eliminación periódica de toxinas o líquidos, como la celulitis.

Previene la gota

La gota es una enfermedad provocada por la acumulación de ácido úrico en las articulaciones. Además de consultar con el médico, es importante depurar y desintoxicar el exceso de ácido úrico. Las cerezas se encuentran entre los alimentos naturales que se usan para tratar esta enfermedad, ya que son capaces de neutralizar el ácido úrico y, además, poseen un gran poder depurativo que ayudará a eliminarlo, poco a poco.

Combate el insomio

Gracias a su contenido de melatonina. Esta hormona natural mejora los ciclos de sueño y vigila y, nos ayuda a conseguir una plena sensación de relajación. El descanso es algo fundamental para la carga diaria del trabajo, los hijos y el hogar.

¡No tires sus tallos!

Muchas de nosotras no sabíamos los beneficios de los tallos de esta deliciosa fruta y, es que, su tallo tiene propiedades diuréticas y depurativas. Su ingesta se asocia a un aumento leve del volumen de orina. ¡Toma nota! Guarda los tallitos y hiérvelos en un litro de agua; deja reposar durante 20 minutos y bebe esta infusión dos veces al día.

‘El alimento del cerebro’

Esta ‘súper fruta’ está llena de antioxidantes llamados antocianinas, que ayudan en la reducción de enfermedades cardíacas y cáncer y, que son capaces de neutralizar los radicales libres responsables de enfermedades degenerativas, como el alzhéimer. Ayuda en la salud del cerebro y en la prevención de la pérdida de memoria.

Propiedades anti-inflamatorias

Pueden actuar en reducir el dolor; son muy aconsejadas para el dolor de tendones y músculos, que sufren por sobrecarga los corredores y atletas después de los duros entrenamientos. Un puñado de esta fruta, contribuirá a una pronta recuperación.

La receta: Tarta de cerezas

Ingredientes:
450 g de cerezas
100 g de azúcar
100 g de harina
4 huevos medianos
50 g de mantequilla
250 ml de leche
150 ml de nata líquida
cerezas
Preparación:
Pon el horno a calentar a 180ºC. Lava y deshuesa las cerezas. En un bol, bate los huevos e incorpora la harina y el azúcar. Añade la leche y la nata líquida y, por último, la mantequilla derretida. Bate hasta que quede una masa líquida homogénea.

Forra un molde redondo con papel de horno y coloca encima las cerezas. Después, cubre las cerezas con la masa e introdúcela en el horno 40 minutos aprox. o hasta que la tarta esté cuajada y la superficie ligeramente dorada.