Noelia López afirma “Los masajes Kinésicos son muy fáciles de hacer en casa, una rutina muy sencilla para sacar el máximo beneficio a los productos de belleza. Son muy efectivos para dar más luminosidad y vitalidad al rostro ya que los ingredientes penetran mucho mejor. Empecé hace un año a usar esta técnica antes de irme a dormir y la verdad que noto una gran diferencia en la piel, además de sentirme más relajada y en paz”.


Ahora que todo el mundo tiene tiempo para cuidarse en casa, creo de interés enviarte un pequeño monográfico sobre los aceites esenciales y su acción sobre los sentidos que tan bien puede venir para estos tiempos de incertidumbre.

La lavanda para equilibrar cuerpo y mente y aportar tranquilidad. La rosa para relajar, como antidepresivo, y para regular los enfados y el desagrado y por último el jazmín, para liberar tensiones, provocando euforia y optimismo. ¿Quién no quiere sentirse así gracias a tan solo 5 pequeñas gotas de estos pequeños elixires?

También creo que pueden ser de interés los masajes kinésicos que van asociados a este producto, ya que su aplicación provoca asimismo sensación de bienestar. Este es un momento perfecto para aprender rutinas de belleza y potenciarlas al máximo.

Los productos de la firma parisina Darphin están formulados a base de esencias botánicas naturales e inspirados en las directrices del fundador de la firma, Pierre Darphin, maestro botánico formulador y kinesioterapeuta. El método puro de extracción garantiza la calidad y concentración de las fórmulas de la firma, y así es cómo Darphin captura la esencia pura de las plantas.

Los aceites esenciales
Los aceites esenciales son el producto más emblemático para la firma parisina Darphin. Aunque los aceites en cosmética se usan desde hace milenios, en la actualidad y concretamente los de Darphin, son muchos más secos, sin tacto graso y están focalizados en necesidades específicas, mientras que hace unos años solo se usaban por su poder nutritivo.

La diferencia respecto a los aceites no esenciales (vegetales) es que los esenciales no contienen lípidos, son biomoléculas que producen las plantas denominadas terpenos, de bajo peso molecular que penetran a niveles profundos de la piel y se eliminan a través del sistema linfático. Tienen doble acción: una acción directa sobre la piel que es importante, por supuesto, pero en esta ocasión quiero incidir sobre la acción indirecta a nivel de los sentidos.

En la piel: Todos purifican, equilibran, detoxifican y estimulan las defensas naturales de la piel. Aumentan la eficacia de los demás productos cosméticos que ponemos a continuación, ya que vehiculizan el producto a capas más profundas. Cada aceite esencial tiene unas propiedades específicas dependiendo de sus activos. Sirven para todo tipo de piel, ya que Darphin tiene una colección 8 aceites, para poder cubrir distintos tipos de piel.

Sobre los sentidos: Los aceites esenciales son volátiles (se evaporan rápidamente), estimulan el olfato y por consiguiente el cerebro, desencadenando una cascada de efectos sensoriales. Esto es la base de la aromaterapia, y sabemos que es la parte más complicada de entender y por tanto de transmitir pero son una realidad. Los aceites esenciales han sido usados durante siglos para provocar un estado mental de bienestar.

Cada Aceite Esencial se ha desarrollado en Darphin con fórmulas únicas para rejuvenecer, calmar, purificar, iluminar, hidratar, dar energía y renovar la piel. Sólo 5 preciadas gotas aplicadas todas las noches, es todo lo necesario para que la piel recupere su resplandor natural.

Desde Darphin recomendaríamos los siguientes aceites que tienen un beneficio para la mente específico para estas semanas de aislamiento:

Lavanda
Para la mente: equilibra cuerpo y mente y aporta tranquilidad. Útil en trastornos del sueño (ciclotimia).

Rosa
Para la mente: tranquilizante, antidepresivo y ayuda al equilibrio sentimental, su aroma suaviza las efusiones sentimentales relacionadas con el enfado, los celos y el desagrado. Especialmente útil para conciliar el sueño e evitar despertares.

Jazmín
Para la mente: Expulsa el nerviosismo y la tensión, provoca euforia y convierte la inseguridad en autoestima y optimismo.

El masaje Kinésico de Darphin.
El masaje kinésico fue creado siguiente los principios de la kinesioterapia, que es el estudio de las estructuras musculares y óseas y su relación con la circulación para optimizar el funcionamiento del cuerpo en su totalidad. Pierre Darphin adaptó estas técnicas al masaje facial, bajo la creencia de que la aparición de líneas se debe a que la piel está expuesta a 15.000 micro contracciones diarias. De esta manera la piel se puede ver más rejuvenecida.

Existen distintos tipos de masajes Kinésicos según el efecto que queramos conseguir, a través de los cuales vamos a estimular algunos de los 43 músculos que tiene el rostro. La efectividad de los aceites aumenta considerablemente gracias a la aplicación del masaje kinésico, ya que potencia su acción y eficacia, es así como en Darphin demostramos que el placer es el catalizador de la belleza.

Recomendamos el masaje masaje kinésico detox, cuyos pasos son:

Movimiento de deslizamiento frente y mejillas: Usar el interior de las manos y deslizar hacia las orejas, bajando por los ganglios linfáticos del cuello y bombear.
Movimiento de lisado frente y mejillas: Doblar el dedo índice y alisar la frente en 3 niveles. Continuar alisando las mejillas. Terminar deslizando sobre los ganglios linfáticos del cuello y bombear.

Movimiento del pequeño corazón: Usar las yemas de los dedos para drenar todo el contorno del rostro hacia el cuello y bombear.

Si tenemos muy poco tiempo:
Un masaje con efecto buena cara, para todos los días es el siguiente. Hemely Varela: “Recomendamos estimular: usando el pulgar y el dedo índice, pellizcar las mejillas, sien, frente, mejillas nuevamente y cuello. Y un masaje de pómulos, usando la palma de la mano, para levantar, remodelar y trabajar los músculos de la sonrisa, rotar haciendo una presión firme para coger los músculos del cuello y finalizar a lo largo del trapecio.”