Los avances médicos, los nuevos hábitos de vida y la mejora en la nutrición han permitido que la esperanza de vida aumente. Pero, en nuestro día a día, hay 20 tips muy sencillos de seguir que seguramente no conocías y que van a mejorar tu calidad de vida. ¡Apunta!.


Aunque no existe una fórmula mágica para conseguir llegar a los 100 años totalmente libre de problemas de salud, sí existen algunos consejos avalados por la ciencia que te pueden ayudar a vivir más y, lo más importante, mejor. La hipertensión, el tabaquismo, una dieta pobre en vitaminas y la obesidad encabezan el listado de los principales factores de riesgo que amenazan nuestra salud. Te contamos qué tienes que hacer para empezar a cuidarte desde ya.

1- Come más fruta

Si a las dos piezas de fruta que debes comer obligatoriamente al día le sumas una tercera, reduces un 15% el riesgo de sufrir un infarto. Y si además, le añades una cuarta pieza, lo disminuyes un 20%. Y es que la fruta es cardioprotectora por su riqueza en potasio, fibra, ácido fólico, antioxidantes y fitoquímicos.

2- Controla tu tensión arterial

No se trata solo de renunciar al salero, también hay muchos alimentos que consumes a diario que contienen grandes cantidades. Antes de comprar, lee las etiquetas, si tiene menos de 140 mg de sodio por porción se considera que su contenido es bajo, si tiene entre 140 y 400 mg es moderado y si tiene más de 400 mg es alto.

3- Vigila el azúcar que tomas

No hace falta ponerse radical. Pero no debes abusar del azúcar, ya que su consumo está estrechamente relacionado con la diabetes, enfermedades cardiovasculares y la obesidad. El problema es que muchos alimentos llevan azúcar oculto, por lo que puedes estar tomando demasiado sin darte cuenta. Lee bien las etiquetas y detecta todos los ingredientes acabados en “osa”: maltosa, dextrosa, sacarosa, fructosa, glucosa… Aunque no ponga azúcar, estas sustancias sí lo aportan. ¡Ojo!

4- Muévete cada día

Un estudio de la Universidad de Sidney (Australia) alertó de que pasar más de 4 horas al día sentada aumentaba el riesgo de cáncer y se incrementaba todavía más a partir de 8 horas. No hace falta que te machaques en el gimnasio, saca tus deportivas, ponte algo cómodo y sal a caminar. Si lo haces 30 minutos al día reducirás los niveles de colesterol malo (LDL) y aumentarás los de colesterol bueno (HDL). Además, caminar a paso rápido ayuda a prevenir y controlar la presión arterial alta, reduciendo el riesgo de accidentes cardiovasculares hasta en un 30%.

5- Menos estrés y más sexo

El estrés, la tristeza o los enfados pueden pasar factura al corazón más sano. Por ello, evita en la medida de lo posible situaciones que te alteren y busca la manera de relajarte y desconectar cuando te sientas nerviosa. Una buena forma es practicar sexo, ya que está demostrado que mantener relaciones sexuales al menos dos veces por semana reduce a la mitad las posibilidades de sufrir enfermedades del corazón.

6- Limita el consumo de alcohol

Lo mires por donde lo mires, el alcohol es una sustancia tóxica para el cuerpo y puede acarrear muchos problemas de salud. Es un error creer que la señal de alarma es que se nos suba a la cabeza. Podemos no notar ningún efecto cerebral y que el hígado, el páncreas o el corazón estén padeciendo agresiones sin quejas aparentes. Además, el cerebro tiene tendencia a habituarse y con los años cada vez acepta mejor dosis más altas de alcohol.

7- Adopta una mascota

Siempre se ha dicho que los animales hacen compañía y aportan protección, pero tener un perro también exige llevar un horario relativamente constante y seguir una rutina diaria, algo fundamental para cuidar la salud. Además, acariciar y ver contento a tu perro o gato
libera endorfinas en el organismo, las hormonas encargadas de la felicidad. ¡Todo ventajas!

8- Explora tu cuerpo en el espejo

Varios estudios han comprobado que el cáncer de mama se ha reducido notablemente desde que las mujeres se han acostumbrado a autoexaminar sus pechos cada mes. Muchas personas tienen un bulto, que puede indicar la presencia de un tumor y no lo tratan a tiempo porque, sencillamente, no lo han visto. El simple hecho de observarse detenidamente a una misma para comprobar si algo ha cambiado puede ser la mejor manera de prevenir una enfermedad.

9- Nada de automedicarse

EL 72% de la población reconoce que frente a un dolor de cabeza o un poco de fiebre acude al botiquín antes que a su médico de cabecera. Esta conducta no suele ser perjudicial si es ocasional, pero convertirlo en un hábito puede acarrear un problema serio para tu salud. No es ninguna tontería, incluso si se trata de un simple paracetamol, si se abusa de él también tiene riesgos.

10- Ventila tu casa todos los días

Las calderas, calentadores, estufas y chimeneas emiten gases contaminantes. En concreto, el monóxido de carbono es un gas inodoro y muy tóxico que causa la muerte de miles de personas en todo el mundo. Para evitarlo es fundamental que ventiles tu casa todos los días durante mínimo 10 minutos. Y, si puedes, instala detectores de CO, ya que los síntomas de intoxicación pueden pasar desapercibidos.

11- Olvídate de hacer horas extra

Está demostrado que excederse en la cantidad de horas que dedicamos a trabajar perjudica gravemente la salud cardiovascular a largo plazo. Así, superar las 46 horas de trabajo semanales aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón o una angina de pecho. Pero, además, es vital que desconectes del trabajo una vez que estés fuera. Los fines de semana son para disfrutar: sal a cenar, de compras, date un buen masaje, disfruta de una sesión de cine o teatro…

12- Deja de quejarte y sé más positiva

Dicen que una sola persona se queja de media entre 15 y 30 veces al día. Pero, ¿hay realmente motivo para ello? Tú misma sabes que no sirve de nada salvo para generar malas vibraciones a tu alrededor. Por tanto, relativiza las cosas planteándote esta pregunta: ¿de verdad es tan grave? El 90% de las veces te responderás que no, así que respira hondo e intenta ser más optimista.

13- Presume de sonrisa

Cuidar tus dientes y encías es imprescindible para evitar que las bacterias que hay en tu boca acaben llegando al corazón y lo dañen. De esta forma, una infección de encías (gingivitis) que no se resuelve pronto, puede derivar en una periodontitis y llegar incluso a afectar a la circulación. Por tanto, cepíllate los dientes 3 veces al día, utiliza siempre colutorio y acude al dentista cada 6 meses.

14- mantén siempre una buena postura corporal

Adoptar una correcta postura al andar y estar de pie es fundamental para evitar multitud de problemas de salud. Una postura incorrecta no sólo puede provocar dolores de cuello y espalda, también puede estar detrás de problemas de dolor de cabeza, artritis, mala circulación, dolores musculares, estreñimiento, dificultad en las articulaciones… Para comprobar si tu postura es adecuada ponte de pie junto a una pared con los hombros y los gluteos en contacto con la misma.

15- Duerme del lado izquierdo

Dormir sobre el lado izquierdo favorece el drenaje linfático y ayuda a que el corazón bombee con más facilidad. Además, recuerda que dormir mal acarrea nervios, cansancio e irritabilidad, pero también aumenta el riesgo de padecer un ataque al corazón. De hecho, las personas con problemas para conciliar el sueño tienen un 45% más de posibilidades de sufrir un infarto.

16- No camines descalza en casa

La inflamación es una respuesta biológica normal a los estímulos dañinos y aparece cuando nuestro cuerpo quiere aislar y destruir a un agente dañino y reparar el tejido u órgano dañado. Al caminar descalzos habitualmente nos provocamos una inflamación innecesaria en los pies que puede tener secuelas en todo el organismo, ya que se ha relacionado con enfermedades degenerativas como el Alzheimer, el cáncer, las enfermedades autoinmunes o la diabetes, así que olvídate de caminar descalza en casa.

17- Cambia el café por el té

Si eres fan del té, ya sea verde, rojo, negro… debes saber que, además, es tu aliado estrella para cuidar tu corazón. Y es que las personas que toman una taza de té al día tienen un 35% menos de posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, ya que esta bebida previene los depósitos de calcio en las arterias. Eso sí, para beneficiarte de todas sus propiedades, tómalo siempre sin azúcar.

18- Evita todos los escáneres que puedas

Por lo general, en los aeropuertos de todo el mundo se utilizan dos tipos de escáneres: los que emplean ondas milimétricas y los denominados escáneres de retrodispersión. Los primeros emiten unas ondas comparables a las de los teléfonos móviles y no presentan riesgos. En cambio, los de retrodispersión sí emplean rayos X, aunque de baja intensidad.

20- Reduce el tiempo que pasas frente a las pantallas

Uno de los principales problemas que se derivan de pasar tanto tiempo frente al móvil o la tablet está relacionado con la vista. Aunque no lo creas, llegamos a pasar entre 4 y 5 horas al día mirando una pantalla y, ciertos factores como la luz que estos dispositivos emiten, así como el esfuerzo de tus ojos para enfocar los objetos que constantemente estás visualizando, dañan progresivamente tus ojos, en especial tu retina, la misma que se encarga de recibir las imágenes y enviarlas a tu cerebro a través de los nervios ópticos.