Aumento de pecho, liposucción… Si estás pensando en pasar por el quirófano, seguro que te asaltan un sinfín de preguntas. ¡Te lo contamos todo!


Si estás pensando en pasar por el quirófano, seguro que te asaltan un sinfín de preguntas.
Te contamos todo lo que necesitas saber para tomar la decisión más acertada y segura

  1. Elige un profesional bien acreditado

    También debes conocer si el centro donde va a ser realizada la intervención cuenta con la acreditación de la Consejería de salud de la Comunidad Autónoma de cada zona para la práctica de cirugía. En cuanto a las pruebas obligatorias, en todas las cirugías son un electrocardiograma y un análisis elemental de sangre y coagulograma.

    Además, el profesional deberá hacer el informe estandarizado por la Asociación Internacional de Anestesia. Recuerda que deben informarte de si es local (en la que el paciente está despierto, pero la parte del cuerpo sobre la que se va a operar está dormida) o general (con la que se duerme al paciente).

  2. Los resultados no son inmediatos

    Sé consciente de ello. Hay que tener paciencia. Es una intervención y, como tal, necesita un tiempo de recuperación. El tiempo variará según el tipo de cirugía a la que te sometas. En los casos de la corporal, lo habitual es que el equipo quirúrgico haya preparado las prendas de elastocompresión necesarias (faja o sujetador, o ambas cosas).

    En el caso de la cirugía facial, deberás usar los cosméticos que te prescriban. Aunque lo normal es que puedas volver a casa en horas, si es más compleja o se ha hecho más de una intervención, se puede pasar una noche en el hospital.

  3. Cuidados postoperatorios

    Son muy distintos según al tipo de cirugía al que te sometas. El médico se encargará de explicarte muy bien qué hacer en cada caso. Pero siempre deberás tener reposo algunos días. Además, necesitarás tomar antibióticos en todas las cirugías, ya que es un elemento de seguridad frente a las infecciones.

    También se pautan analgésicos de distinta intensidad y duración en función de lo molesto que pueda resultar el postoperatorio. Hoy en día la recuperaciones son mucho mejor que hace años y en general todas las molestias importantes desaparecen a los 3-4 días.

  4. Ten expectativas realistas

    Recuerda que no hay cirugía sin cicatriz. Lo que hay que procurar es que queden ocultas y que nunca les dé el sol directamente.

  5. Cuándo debes operarte

Si has tenido un bebé tendrás que esperar entre 4 y 6 meses desde el final de la lactancia, tanto para una cirugía de mamas como para una liposucción. No hagas caso de aquellos que dicen que las famosas se operan en el mismo momento de hacerse una cesárea.

En el resto de casos, podrás hacerlo cuando quieras. Eso sí, tras realizarte una lipo o una cirugía mamaria, los deportes de salto y carrera hay que evitarlos durante al menos un mes.