Mantener tus pies hidratados a diario es fundamental. Te contamos cómo conseguirlo en casa.


Son una parte fundamental de nuestro cuerpo, aunque no nos preocupamos de ellos tanto como deberíamos. Una perfecta pedicura es esencial, pero no suficiente. Los pies requieren también de otros cuidados importantes para que puedas presumir de ellos esta primavera. ¡Toma nota!

LIMPIA

Aunque parezca una obviedad, su limpieza diaria es muy importante, ya que es fácil que acumulen sudor, lo que favorece la aparición de infecciones y mal olor. Siempre es mejor hacerlo con agua fría, y recuerda secarlos bien, especialmente entre los dedos, para que no aparezcan grietas ni hongos.

EXFOLIA

Para eliminar las células muertas de la piel, una vez por semana pon a remojo los pies durante 10 minutos y, a continuación, aplica un exfoliante con un suave (pero firme) masaje circular. Si quieres preparar el tuyo propio en casa, prueba a mezclar dos cucharadas de azúcar moreno con otras dos de aceite de oliva virgen. Una vez transcurridos 15 o 20 minutos, aclara con abundante agua tibia.

LIMA

El contacto continuo con el calzado, el sobrepeso o simplemente el hecho de andar descalza por casa acaban provocando un aumento de la sequedad en los pies que origina durezas. Para eliminarlas, utiliza la piedra pómez, pero ten cuidado de no excederte, y no olvides limar siempre en la misma dirección, tanto las uñas como las durezas de la planta.

PROTEGE

Las cutículas tienen la función de proteger el lecho de la uña y lugar de nacimiento. Ablándalas con un quitaesmalte en crema o gel y después aplica una buena capa de producto sobre la línea entre uña y piel de cada dedo. Espera 5 minutos y masajea en profundidad. Finalmente retíralas empujándolas hacia el nacimiento de la piel con un palito de naranjo.

HIDRATA

No vale cualquier crema. Utiliza aceites nutritivos específicos para pies, ya que debido a que la piel es más gruesa es necesario aplicar activos capaces de atravesar esa capa córnea y nutrir en profundidad. Apuesta por el de rosa de mosqueta, urea y aceite de aguacate. ¿Un plus? Si lo haces por la noche ponte unos calcetines para dormir, conseguirás que penetren mejor.

Pedicura en casa en solo 4 pasos

1- Retira el esmalte: Empapa un algodón con quitaesmalte (mejor sin acetona, ya que reseca las uñas y cutículas), pero no restriegues de izquierda a derecha, pues mancharás los dedos. Mejor apoya el algodón unos segundos sobre la uña sin moverlo. Después, arrastra con suavidad hacia afuera.

2- Dales forma: Lo ideal es no cortar las uñas, ya que las tijeras las debilitan. Con la lima, puedes trabajar tanto el largo como la forma deseada. Las más higiénicas son aquellas de un solo uso, y las más eficaces las de polvo de diamante. Para hacerlo bien, muévelas desde los lados hacia el centro de forma suave. Eso sí, no te excedas con el limado, ya que si no puedes rebajar el grosor natural de la uña, lo que la hará más fina y más frágil.

3- Aplica crema: Hidrata tus pies siempre antes de hacerte la pedicura. Evitarás que se agrieten y resequen. Pero ten cuidado de que no caigan restos en las uñas, la grasa que contienen estas cremas impedirá que el esmalte se fije bien.

4- Maquilla: Antes de empezar a pintarlas aplica una base, te ayudará a evitar que se amarillenten. Después, opta por el color que más te guste de esta temporada. Continúan reinando los tonos vivos, como el rojo, el coral y los metalizados. Aplica una capa de esmalte y, una vez seca, repite el proceso. Por último usa una top coat (capa transparente protectora), te ayudará a fijar el color y que sea más duradero.