Raquel Mosquera continúa ingresada tras sufrir este martes un brote psicótico. Pero, ¿qué es esta enfermedad? ¿cuál es su desencadenante? Te lo contamos


Raquel Mosquera permanece ingresada en el hospital Puerta del Hierro de Madrid tras sufrir un brote psicótico, una enfermedad mental grave. Se trata de una «ruptura de la realidad en forma temporal«. Durante el período que esto ocurre, la persona que lo sufre no distingue si lo que sucede es real o ficticio. Imágenes o pensamientos se cruzan en su mente como si se tratara de un episodio auténtico y real, distorsionando así la realidad en la que se encuentra. Es un estado de desorganización psíquica que puede durar días e incluso semanas o meses y que altera completamente la vida de la persona que lo sufre y de quienes lo rodean.

Las causas que pueden derivar en un brote psicótico

Son muchas las causas que pueden derivar en un brote psicótico, pero el estrés elevado o cualquier otra situación ante la que una persona no pueda responder o se pueda ver desbordada pueden derivar en un brote psicótico. También hay cierta predisposición genética a padecerla, siempre unidas a otros factores externos. Por ejemplo, el estrés frecuente y constante que se prolonga en el tiempo y agota las reservas de contención de la conducta en una persona cuya estructura psíquica sea muy frágil.

Además de otras causas, como el consumo de drogas y las enfermedades mentales (esquizofrenia, trastorno bipolar y trastorno límite de la personalidad). En algunos casos, algunas personas que nunca hayan sufrido un brote psicótico pueden padecer un único brote tras una situación emocional muy estresante.

Hay que recordar que Raquel Mosquera fue diagnostica con un trastorno bipolar en el año 2006. A lo largo de estos años ha sufrido diferentes episodios de brotes psicóticos por los que ha tenido que ser ingresada en diferentes centros hospitalarios. Además de esto, el estrés derivado por el documental de Rocío Carrasco, en el que se ha visto salpicada, ha podido acelerar el proceso para sufrir esta dolencia de nuevo y tener una recaída.

Síntomas y maneras de ayudar a anticiparse a lo que va a ocurrir

A pesar de que es muy difícil anticiparse a él y prevenirlo, sí que existen ciertas maneras de comportamiento que se manifiestan de forma previa que pueden avisar a los familiares. Algunos de estos serían: ideas de extrañeza, un comportamiento desorganizada, elevada suspicacia, descuido de su aspecto personal y aislamiento social o ausentismo laboral.

Una de las preguntas más comunes es ¿qué ocurre cuando aparece un brote psicótico? Tal y como hemos dicho anteriormente, lo más común es que se distorsione la realidad. Se pueden producir alucinaciones (percepción sin objeto) y delirios (pensamientos incoherentes), los cuales suelen acompañarse de un estado de excitación psicomotriz (síndrome caracterizado por hiperactividad motora y alteraciones emocionales). Esto último es generalmente lo que lleva a la hospitalización del paciente, ya que este suele tornarse agresivo, incoherente y con alucinaciones que invaden su mente. En este estado de situación, es muy complicado contener al paciente por lo que habitualmente debe ser medicado con antipsicóticos y antiimpulsivos, pero el tratamiento es personalizado de acuerdo a cada paciente.

Tratamiento a llevar a cabo

Se requiere de inmediato. A pesar de que será el médico quien, según cada caso, diagnostique un tratamiento u otro. Como hemos dicho en líneas anteriores, es muy frecuente que el paciente tenga que recibir fármacos. Puesto que este es un trastorno grave, el paciente suele ser ingresado para que pueda recibir el correcto tratamiento farmacológico y psicológico. Los fármacos antipsicóticos son necesarios para estabilizar al paciente, aunque el apoyo psicológico es fundamental. No únicamente para los pacientes, también para los familiares que requieran afrontar esta situación.

© Cuco Cuervo.

Raquel Mosquera, diagnosticada de un trastorno bipolar

No es la primera vez que Raquel Mosquera sufre un brote psicótico. La madrileña, que padece un trastorno bipolar desde el año 2006, ha tenido que ser ingresada en varias ocasiones debido a su dolencia. Su primer episodio tuvo lugar cinco años después de la muerte de Pedro Carrasco. Las primeras imágenes de la peluquera hablando sola desde la habitación de la clínica López Ibor son recordadas aún.

En el año 2016 sufrió otra recaída y fue ingresada en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Puerta de Hierro. Después vendrían otros dos brotes más. Raquel Mosquera lleva años siendo tratada y medicada por especialistas, aunque a veces ha llegado a perder el control cuando ha sufrido algún episodio de estrés. Tal y como hemos señalado al principio de este texto, actualmente la peluquera permanece en el Hospital Puerta de Hierro después de que el martes tuviera que ser ingresada de urgencia por un brote psicótico. Llegó acompañada por su pareja sentimental, Isi, quien está muy pendiente de la evolución de la peluquera.