El consumo de sal puede ser tan beneficioso como perjudicial. Por ello, debe consumirse con cautela y sin excederse.


Está presente en casi todas las mesas del mundo. La sal que generalmente añadimos a nuestros platos supone tan solo el 20% del total que ingerimos. El resto se consume a través de productos manipulados. El consumo recomendado es de 5 gramos, lo que equivale a una cucharada.

Beneficios

La sal ayuda a potenciar el sabor de los alimentos y, además, aporta propiedades esenciales para el correcto funcionamiento del organismo.

Estimula el apetito

La sal contribuye a una buena y correcta digestión. Además, también favorece la eliminación rápida de líquidos, despertando una necesidad de energía en el organismo que se satisface con alimentos.

Mantiene equilibrado el nivel de líquidos

Contribuye a que el cuerpo se mantenga hidratado. Si la cantidad de sal es excesiva, la sensación de sed incrementará y motivará el consumo de agua.

Favorece el sistema nervioso

Un consumo adecuado es esencial para la relajación muscular y también para el correcto funcionamiento de los los impulsos del sistema nervioso.

Perjuicios

El exceso de sal es peligroso para la salud de los riñones, el corazón, el hígado y el sistema inmunitario.

Aumenta la presión arterial

La cantidad de sal que los riñones no eliminan se concentra en la sangre, provocando un mayor volumen de sangre y, por tanto, más trabajo para el corazón.

Provoca sobrepeso

Para conseguir bajar de peso, es recomendable una dieta baja en sales, puesto que la sal provoca una estimulación del apetito y consumo de líquidos.
sal

Tipos de sal

Sal yodada

Es el condimento más habitual en las mesas. Es mayoritariamente cloruro de sodio y, debido a su manipulación, aporta menos nutrientes y sabor.

Sal marina

Posee más minerales que la sal común, además de un alto contenido en yodo beneficioso para el organismo. Suele utilizarse para condimentar alimentos.

Sal del Himalaya

Procede de las montañas de Pakistán. Es considerada como una de las sales más saludables puesto que no es tratada con productos químicos.