La velocidad de la luz en el vacío es una constante universal y su valor exacto es de
299.792,458 kilómetros por segundo (aunque siempre hemos redondeado con los 300.000
km/s). Una cifra que indica la velocidad máxima que puede alcanzar una partícula sin masa
en el universo. Es por eso que, según la teoría de la relatividad de Einstein, ningún objeto
con masa puede alcanzar o superar la velocidad de la luz.

La teoría de la relatividad de Einstein afirma que cuando aumentamos la velocidad de
cualquier objeto siempre aumenta la masa (con masa no se entiende el peso, sino la
resistencia al movimiento). Lo que explica que incluso para aproximarse a la velocidad de la luz se requieren de grandes cantidades de energía.

La ecuación de la teoría de la relatividad de Einstein
La respuesta a la pregunta del título hay que buscarla precisamente en la famosa ecuación
de Einstein E=mc^2. En ella se establece una relación entre la energía y la masa, ya que la energía que adquiere un objeto al acelerar se añade a su masa para incrementarla. De esta forma, cuanto más rápido vaya un objeto, más difícil será acelerarlo.

En este sentido, si hablamos de la velocidad de la luz la masa se incrementaría tanto que se haría infinita. Y, si tenemos en cuenta la ecuación de Einstein, necesitaríamos una cantidad de energía infinita, de lo que se deduce que ningún objeto puede superar la velocidad de la luz.

No obstante, hay que señalar que Einstein no promulgó de forma tajante que algún objeto
pudiera superar la velocidad de la luz. Lo que realmente dijo fue que para llegar a alcanzar
o superar en algún momento esa velocidad el objeto en cuestión necesitaría precisamente
de una energía infinita. Algo que es evidente que resulta imposible de lograr.

Lo que otros estudios aseguran sobre la velocidad de la luz
A esta teoría se le suman diferentes estudios y experimentos que también confirman que no hay nada que pueda superar la velocidad de la luz. La explicación a este respecto parece incluso lógica: un viaje superior a esa velocidad no puede ser más rápido que instantáneo.

Precisamente, algunos de estos estudios aseguran que si un objeto o una nave viajara a
una velocidad similar o superior a la de la luz el tiempo dentro de ella iría muchísimo más
lento que en la Tierra.

¿A qué se debe precisamente esto? Pues al hecho de que el tiempo va más lento cuanta
más gravedad haya. Por esta razón, irá más lento en la superficie solar que en la Tierra.
En definitiva, tanto la teoría de la relatividad de Einstein como diversos estudios más
actuales nos han demostrado que es prácticamente imposible superar la velocidad de la luz.

No obstante, sería más acertado señalar que lo que no se puede es cruzar la barrera de la
luz ni por arriba ni por abajo.