Favorece la formación de colágeno, aumenta las defensas y previene enfermedades. Fomenta la oxidación del colesterol en las arterias, previniendo enfermedades cardíacas.


La papaya es una fruta que se cultiva en todo el mundo, en especial en México y en el archipiélago canario gracias a su clima tropical. Si algo caracteriza a esta jugosa fruta de forma ovalada, piel fina y colores vibrantes, que varían del verde al intenso naranja, es su sabor dulce y jugoso.

Se recomienda incorporarla a la dieta habitual, al igual que sucede con otras frutas, por los grandes beneficios que posee para la salud. Este alimento está constituida por ácido fólico y es rica en potasio y vitaminas A, C, E y K. Gracias a estos componentes, las probabilidades de padecer obesidad, hipertensión o enfermedades cardiovasculares se reduce. Además, con su toma se facilita la digestión ya que posee propiedades laxantes y depuradoras por los altos niveles de fibra y agua que tiene en su composición.

Anticancerígeno

Una de las grandes ventajas que posee esta colorida fruta es su alto nivel de betacarotenos, que se encarga de frenar la aparición de varios tipos de cáncer como el de colón, próstata o útero, entre otros.

Salud ocular

Esta fruta tropical es rica en zeaxantina, un potente antioxidante, que se encarga de filtrar los rayos de luz azul que perjudican la visión, emitidos en los diferentes dispositivos electrónicos (móviles, ordenadores, tablets…) que fomentan la degeneración macular. Asimismo, su alto contenido vitamínico ayuda a prevenir otras enfermedades oculares como las cataratas o los glaucomas.

Huesos resistentes

Uno de los componentes que destacan en esta fruta tropical es la vitamina K, ideal para luchar contra la retención de líquidos y juega un papel en la eliminación de tóxinas. Además, de estas cualidades, fomenta la absorción del calcio y la formación de colágeno lo que provoca que los huesos estén más fuertes y que el riesgo de fracturas óseas disminuyan.

Sistema circulatorio

Gracias a las vitaminas y el potasio presente en esta fruta, comer papaya reduce la oxidación del colesterol que se puede dar en las arterias lo que conlleva a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Uno de los componentes más característicos de esta fruta tropical es la papaína. Esta enzima tiene propiedades analgésicas ideales para tratar los dolores de estómago provocados por la inflamación de la mucosa que recubre el estómago.

Además, combate la acidez que puede llegar a provocar la acumulación de gases y, a la hora de tratar úlceras estomacales, se recomienda comer esta fruta por sus propiedades cicatrizantes.

Útil en cremas

La papaya, como hemos visto, posee grandes beneficios para el propio organismo, pero también tiene cualidades externas. Esta fruta suele formar parte de algunas cremas para acelerar la curación de cualquier herida. Además, previene el acné y se usa para tratar los eczemas y la psoriasis. Su uso en el pelo fomenta su crecimiento y lo mantiene hidratado.

papaya

La receta: Crema blanca con papaya

Ingredientes:
2 papayas maduras
30 l de leche
15 cl de crema
80 g de azúcar glas
3 láminas de gelatina
El jugo de medio limón

Preparación:
Ablandar la gelatina en el agua. Verter la leche y la mitad del azúcar en una cacerola y llevar a ebullición. Retirar del fuego. Escurrir la gelatina, disolver en la leche caliente y dejar enfriar. Cortar la papaya por la mitad, quitar las semillas y cortar la carne. Añadir la mitad de la leche gelificada. Mezclar el resto con jugo de limón para una salsa espesa. Montar la nata batida añadiendo el resto del azúcar en lluvia. Agitar suavemente la leche batida. Dividir la mezcla en cuatro vasos. Colocar en el refrigerador durante 4 horas.
Justo antes de servir, verterla en los vasos.