Los científicos han tratado de demostrar siempre que el desarrollo de la memoria y el
almacenamiento de los recuerdos se deben a una fuerte conexión entre las neuronas. La
teoría con la que se explica hasta la fecha esto es la teoría hebbiana.


En ella se contempla que la actividad de las células se activa repetidas veces de manera simultánea. Un grupo de investigadores estadounidenses está cuestionando en la actualidad esta clásica formación de recuerdos.

Este grupo de investigadores del Instituto Médico Howard Hughes (Maryland) ha
elaborado un estudio que contrasta con la teoría seguida hasta el momento. En dicho
estudio se sugiere que hay poca evidencia directa sobre las reglas reales de aprendizaje en
las diferentes regiones del cerebro.

La plasticidad sináptica de escala temporal
Los investigadores introducen en su estudio una nueva regla de aprendizaje denominada
plasticidad sináptica de escala temporal. Una nueva regla de aprendizaje que especifica
que no se requiere una relación causal entre las neuronas interconectadas para formar
asociaciones que perduren en el tiempo.

Durante el estudio, los neurocientíficos han descubierto que es la escala temporal más
larga la que permite almacenar una secuencia entera de eventos. La plasticidad sináptica
de escala temporal almacena de forma eficiente una secuencia entera de comportamiento
para producir actividad celular predictiva.

Esta nueva regla de aprendizaje descubierta abarca un periodo de tiempo algo más largo.
La diferencia es importante, ya que se pasa de los milisegundos de la teoría habbiana a los
segundos de la plasticidad sináptica de escala temporal. De ahí también precisamente el
nombre de esta regla de aprendizaje.

La plasticidad sináptica de escala temporal es un mecanismo que nos permite proveer una
base fisiológica más directa para muchas formas de aprendizaje. Algo que puede llevar a
los científicos a no quedarse anclados en la tradicional teoría hebbiana.

Una manera de conocer cómo aprendemos y recordamos
Junto a este hallazgo, los investigadores también han descubierto una serie de puntos en la
zona del hipocampo que se producen por una potenciación muy diferente a la que se
produce en la plasticidad hebbiana.

En definitiva, este descubrimiento supone un fenómeno intrigante muy novedoso. En él se
resaltan especialmente las posibilidades de unir los mecanismos de plasticidad fisiológica y
los de formación de las células. Un proceso por el cual conoceremos cómo aprendemos y
recordamos nuevos lugares y eventos.