Cuando hacemos por primera vez algún ejercicio, suelen aparecer las dichosas agujetas. Te contamos cómo combatirlas.


Después de practicar deporte de manera intensa nos hacemos siempre la misma pregunta: ¿cómo podemos evitar las agujetas? Este tipo de dolor muscular se produce al romperse las microfibras musculares, apareciendo molestias y tirantez cuando hemos sometido a nuestro cuerpo a una intensidad de ejercicio al que aún no está acostumbrado.

Por suerte, existen una serie de remedios que pueden quitar las agujetas o evitar que aparezcan. Sigue leyendo para conocerlos.

Qué son las agujetas y por qué aparecen

El dolor muscular tardío producido por las agujetas se produce tras haber realizado ejercicios intensos. Las agujetas suelen darse cuando hemos estado un tiempo sin realizar ninguna actividad física: el cuerpo está acostumbrado a un relativo reposo, y al someterlo a actividades más intensas, notamos dolor en las zonas que hemos ejercitado, así como agotamiento en todo el cuerpo.

Pero las agujetas no aparecen solamente cuando hacemos ejercicio intencionadamente. Seguramente hayas tenido cuando has cargado con bolsas de la compra demasiado pesadas, o cuando has transportado maletas de un lado a otro por un tiempo prolongado. Además, si se lleva una vida sedentaria, se dan bastante a menudo, ya que el cuerpo no está habituado a la actividad física.

Los músculos que hayan sido forzados durante el ejercicio serán los que se resentirán y los que nos causarán dolor. Sin embargo, hay muchos remedios caseros que puedes seguir para quitar y prevenir las agujetas. Toma nota de los siguientes consejos que te traemos.

Cómo prevenir las agujetas

Lo mejor es evitar las agujetas mientras estemos a tiempo. Cualquier entrenador personal te recomendará que, para que no aparezcan las agujetas, hagas ejercicio de manera planificada y progresiva. Si nunca has hecho ejercicio, no debes someterte a sesiones intensas que lleven tu cuerpo de un límite a otro. Lo mejor es que planifiques una serie de tablas con ayuda de un entrenador, y que las vayas adaptando a tu rutina de gimnasio progresivamente.

Con este método conseguirás aumentar poco a poco el esfuerzo que haces durante el ejercicio, y los músculos se irán adaptando. Así, si haces rutinas de ejercicio diario progresivas, apenas aparecerán agujetas.

Además, no se te debe olvidar hacer estiramientos durante 10 o 15 minutos cuando hayas terminado de hacer ejercicio, y antes de comenzar a hacerlo. Si calentamos el cuerpo previamente con ejercicios rutinarios que pongan los músculos en movimiento, prevendremos las agujetas y, sobre todo, evitaremos lesiones que podrían producirse si nos ejercitamos sin calentar.

Beber agua y cuidar la alimentación es muy importante para mantener a raya las agujetas. Una dieta rica en vitaminas C y E y magnesio fortalecerá los músculos y hará que estén en unas condiciones óptimas para hacer ejercicios.

Los suplementos de creatina te aportarán energía y mantendrán cuidados los músculos, evitando así la aparición de agujetas.

Tomar algunos frutos secos como avellanas (que son ricas en calcio) antes de hacer ejercicio vendrá muy bien para prevenir las agujetas. Los plátanos y los fiambres magros son alimentos que protegen contra los calambres, y además aportan proteínas y potasio, que fortalecen los músculos.

Cómo quitar las agujetas que ya han aparecido

  • Como seguramente ya sabrás, el hielo tiene efectos antiinflamatorios y cauterizantes. Por eso se usa cuando nos rompemos algo, se nos hincha alguna articulación o nos hemos hecho daño. De este modo, sirve también para las agujetas. Si aplicamos hielo seco en la zona que nos duele, se frenarán las molestias y se acelerará la recuperación del músculo. El alivio será inmediato.
  • Un baño de agua caliente, aunque sea totalmente opuesto al remedio del hielo, también acabará con las agujetas, ya que ayudará a calmar y destensar los músculos.
  • Al principio puede que te cueste y te duela, pero hacer estiramientos durante 10 o 15 minutos te quitará las agujetas. Además, los estiramientos son totalmente necesario después de haber hecho ejercicio.
  • Cuando te duches, intenta aguantar el último minuto con agua fría. Es un remedio muy eficaz para rebajar el dolor que causan las agujetas.
  • Si no puedes aguantar el dolor de agujetas, puedes tomar antiinflamatorios. No obstante, recuerda que tienen otros efectos secundarios, así que deberías evitar este remedio en la medida de lo posible.
  • Haz ejercicios de cardio ligero el mismo día que has hecho ejercicio intenso, o el día de después. Se minimizarán las agujetas y la recuperación será más rápida.
  • Mantente hidratado siempre, y más aún si acabas de realizar el ejercicio. El alto consumo de líquido favorece la recuperación muscular.
  • La fisioterapia, los masajes manuales y la electroestimulación funcionan de maravilla para eliminar las agujetas.
  • Toma limonada, preparando agua con zumo de limón, azúcar y bicarbonato sódico. Puedes consumirla también mientras haces ejercicio.
  • Mezcla zumo de naranja (que tiene vitamina C) y zumo de piña (rico en bromalina). Es altamente recomendable tras haber hecho ejercicio.
  • Las infusiones de tomillo también reducen los dolores musculares. Hierve el tomillo en un poco de agua y tómalo con tranquilidad cuando se haya enfriado un poco. Sentirás el alivio casi de inmediato.
  • Convence a alguien para que te realice un masaje con aceite de lavanda en las zonas en las que tengas agujetas. Si mezclas una cucharada sopera de aceite de oliva con unas gotas de aceite de lavanda, notarás un alivio instantáneo en aquellos músculos que notes más doloridos.