Los edulcorantes se utilizan como sustitutos del azúcar, bien para restar calorías, bien para no acumular sus efectos adversos. Pero, ¿cuál es el mejor y por qué?


El abuso de azúcar en la dieta diaria puede provocar graves enfermedades como la obesidad, hipertensión o diabetes, por lo que es necesario reducir su consumo. Esto cada vez es más complicado ya que está presente hasta en algunos alimentos en los que no aparece el azúcar entre sus ingredientes.

Según la Organización Mundial de la Salud aconseja reducir el consumo de azúcar al 5%, es decir 25 gramos al día. Para regular esto existen algunos edulcorantes que la sustituyen, aunque, algunos con controvertidos y, en algunos casos, pueden tener efectos perjudiciales ya que podrían modificar la flora intestinal. Te mostramos los más usados pero lo más recomendable es consumir edulcorantes naturales como la estevia o la miel.

Aspartamo

Este edulcorante sirve como endulzante de bajas calorías para bebidas calientes y como ingredientes en diferentes alimentos. Es 200 veces más dulce que el azúcar aunque ha estado rodeado de polémicas sobre si es sano o no pero su consumo controlado tiene ventajas, ayuda al control del peso corporal, favorece a las personas diabéticas y no daña los dientes. La cantidad máxima recomendada está establecida en 50 miligramos por kilo y día.

Ciclamato

Es otro de los edulcorantes artificiales que se encuentra sobre todo en bebidas azucaradas, a pesar de las críticas que ha recibido no aporta calorías al organismo pero los expertos recomiendan no consumir más de 11 mg por cada kilo de peso corporal.

Sacarina

Es otro de los edulcorantes más conocidos, es soluble en agua y se puede utilizar en cocciones u horneados, pero el organismo no puede metabolizarla, por lo que es apta para personas con diabetes. Su dosis diaria recomendada es de 5 mg por kilo de peso corporal.

Sucralosa

Es un edulcorante artificial no calórico que se obtiene directamente de la sacarosa, el azúcar de mesa común. Es apta para personas diabéticas y celíacas y tiene una acción mínima en la formación de caries en los dientes. Además, resiste diferentes temperaturas por lo que se puede cocinar, hornear, hacer salsas o postres congelados. Es recomendable no ingerir más de 5 mg por kilo de peso corporal para su uso seguro.

La Organización Mundial de la Salud aconseja reducir el consumo de azúcar al 5%, es decir, 25 gramos al día.

Los más naturales

  1. Estevia

    La estevia es uno de los edulcorantes más conocidos y tiene una gran fama de ser sano y con propiedades beneficiosas para la salud. Esto sería así si se mastican sus hojas pero la que encontramos en el supermercado solo contiene un 1% de glucósido de esteviol, por lo que se vende mezclado con otros edulcorantes. Esto lo convierte en un edulcorante seguro y además controla la respuesta de la glucemia y la insulina en la sangre, por lo que es apto para incluirlo en dietas de diabéticos. También es importante no abusar de ellos y se recomienda consumir 4 miligramos por cada kilo de peso corporal al día.

  2. Miel

    La miel es el edulcorante más natural y además del contenido en azúcares posee vitaminas A, B y E, minerales y aminoácidos. Sus efectos son beneficiosos para la salud ya que tiene propiedades antioxidantes, antisépticas y antibacterianas por lo que aporta energía sana y natural siendo eficaz en anemias, agotamientos físicos y ciertos estados depresivos. En el mercado puedes encontrar mieles con aspecto granulado por ser más artesanal y otro tipo más fluido y licuado al que se le ha aplicado un tratamiento para facilitar su degustación. Es importante consumirla con moderación ya que contiene un 70% de azúcares.

Moda, belleza, salud, hogar, testimonios, ocio, gastronomía… Todo esto y mucho más cada mes en tu revista VIVA LA VIDA.

Además, ya está a la venta el
LIBRO DE LAS RECETAS DE TOÑI MORENO,
QUE PUEDES ADQUIRIR JUNTO A LA REVISTA VIVA LA VIDA
REVISTA + LIBRO POR SÓLO 4,95€