La valenciana, feliz con su imagen gracias a Pronokal, ha pasado unos meses difíciles, pero se ha dado cuenta del papel tan importante que juega en su familia.


60 kilos menos

Cuando salió de la casa de Gran Hermano, Lorena se puso en manos de Pronokal y perdió 60 kilos. “Es la mejor decisión de mi vida”, dice.

“todo es más fácil con pronokal connect”

Lorena, ¿qué es Pronokal Connect?

Es mi nuevo aliado. (Risas) Se trata de un sistema de tecnología digital que permite que el equipo de expertos de Pronokal te acompañe durante todo el tratamiento y, de paso, tú también puedas seguir tu propia evolución. Para ello te facilitan una báscula inteligente que se conecta con una App a tu móvil y te informa de todos tus progresos y lo tienes todo muy controlado (kilos, grasa, agua…) Además, incorpora tablas de ejercicios físicos, consejos de un coach, recetas de cocina saludables… Yo estoy encantada y a mí me está sirviendo de mucho, la verdad.

Lorena, ¿cómo estás?

Estoy muy bien. Es cierto que, en cuanto al peso, quizá por todo lo de la pandemia, he cogido algunos kilos estos últimos meses y ahora toca perderlos.

¿Cómo has llevado el confinamiento?

Cuando empezó el estado de alarma entré en pánico. Primero por mi abuela y después por mi cuñada que estaba embarazada y estaba un poco angustiada. No lo pasé bien y necesité ayuda psicológica porque el miedo me paralizaba. Además, el confinamiento hizo que no tuviera vida social y, claro, te abandonas.

Si a todo eso le sumas que yo cuando tengo altibajos emocionales, lo pago todo con la comida, el resultado es que he engordado. Pero no estoy preocupada, sé que voy a recuperar mi peso muy pronto.

LORENA EDO
© JLBORT.

¿Cómo?

Pues gracias a Pronokal y, sobre todo, a mi doctora, Ana Bellón. Con ella mantengo un contacto casi diario y sabe muy bien cómo me encuentro y cómo lo he pasado durante el confinamiento. Ana comprende todo, también mis debilidades.

Y no hay reproches, al contrario, respeta mis tiempos y me dice: “Tranquila, no pasa nada”. Y eso es lo que me ha dado fuerzas para intentarlo de nuevo y ponerme las pilas. Ver que todo el equipo Pronokal me apoya tanto y que su tratamiento es siempre muy eficaz me anima mucho.

¿Esta vez te está costando más adelgazar?

Sí, la verdad. Cuando estoy nerviosa a mí me da por comer y ahora, en plena pandemia, noto que soy más inestable. Desde que comenzó tengo unas subidas y bajadas emocionales brutales. Menos mal que Pronokal me lo está poniendo todo muy fácil, como siempre.

Todo el mundo a veces es débil…

Sí, claro, y yo también. A veces, por ejemplo, estoy en la cama, me noto nerviosa y pienso: “voy a comerme una onza de chocolate”. La cojo y vuelvo a la cama. A los cinco minutos digo: “voy a por otra”. Y al final me como la tableta entera.

He llegado a la conclusión de que no puedo tener esas cosas en casa porque con el turrón, estas navidades me pasó lo mismo. Al final vacié mi casa de alimentos poco saludables y ahora continúo con mis hábitos de siempre.

LORENA EDO
© JLBORT.