Un reciente estudio de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) afirma que los
hombres se deprimen durante y después del embarazo de su cónyuge. ¿El motivo?
Según los resultados de dicho estudio, este podría estar en las perspectivas de ser padre y
todo lo que esto conlleva.


El estudio se basó en una serie de entrevistas a más de 3.000 hombres cuyas mujeres
estaban en ese momento embarazadas, y otros 3.000 que acababan de ser padres hacía
tan solo 9 meses. Los resultados fueron cuanto menos sorprendentes:

● Un 2,3% de los hombres sufrió episodios graves de depresión durante el embarazo
por estrés o mala salud

● El índice anterior se elevó a un 4,3% tras el parto

De este grupo de hombres que sufrieron depresión, la mayoría de ellos llevaban poco
tiempo con sus respectivas parejas. También se encontraban aquellos que no
presentaban buena salud, sobre todo los que habían tenido algún caso de depresión
anterior, y los que se hallaban desempleados durante el embarazo o después del parto.

Un nuevo estudio en Estados Unidos
Un nuevo estudio, este llevado a cabo en Estados Unidos, corrobora la tendencia anterior.
Aquí las cifras son incluso más elocuentes. No en vano, se habla de que el 10% de los
padres sufre de trastornos depresivos durante el embarazo o pocos meses después
del parto (especialmente entre los 3 y 6 meses posteriores).

El estudio realizado en Estados Unidos comprobó que la depresión posparto masculina
es mucho más frecuente si la mujer también la sufre. Lo que lleva a pensar a los
especialistas en la necesidad de crear terapias conjuntas para los padres.

Este último estudio ha desvelado también una serie de datos más que interesantes y
curiosos. La depresión de los padres puede venir avalada por la ubicación geográfica de los
mismos. Sin ir más lejos, algunos estados norteamericanos presentaban un índice de
depresión masculina posparto del 14,1%.

Lo que es evidente, y así lo atestiguan ambos estudios, es que la depresión masculina tanto durante el embarazo como después del parto es más que real. Hasta ahora se ha venido hablando casi en exclusiva de los episodios de depresión de la madre. Sin embargo, los especialistas son conscientes de que cada vez hay más casos de depresión en los
hombres ante la futura paternidad.

De ahí, precisamente, la necesidad de elaborar planes de actuación y prevención conjuntos
con el fin de tratar este problema en pareja.