Existen ciertos experimentos sencillos que nos ayudaran a acercar la ciencia un poco más a los más pequeños. Experimentos fáciles de hacer, que además de muy divertidos, nos servirán de introducción a nociones básicas de la física y la química.

Jugar también puede ser una buena manera de aprender, claro está. Estos experimentos sencillos que te traemos así lo demuestran:

1. Limonada mágica
Con una sencilla reacción química conseguiremos transformar el violeta en rosa:
Materiales
Agua
Un cazo
Un bote de cristal
Miel o azúcar
Zumo de limón
Flores comestibles violetas

Pasos a seguir
1. Infusionamos las flores violetas en agua caliente hasta que dejen su color en el líquido.
2. En un tarro de vidrio se añade el agua violeta con la cantidad de miel o azúcar que se desee.
3. En una jarra aparte se exprime un limón, y se reserva.
4. Vertimos sobre tarro con el agua coloreada el zumo de limón, y lo mezclamos hasta que el violeta se transforme en rosa.

La explicación
El ácido del limón hace que el  violeta se aclare hasta convertirse en rosa. Una m¡ alternativa muy fácil para hacer una bebida refrescante, saludable y mágica.

2. Tinta invisible
Podemos crear mensajes secretos que solo los mejores investigadores pueden
resolver. A los niños les sorprenderá saber cómo algunos alimentos permiten crear
tinta mágica.

Materiales
⇒ Pincel o bastoncillo de algodón
⇒ Papel blanco
⇒ Limón
⇒ Agua

Pasos a seguir
1. Se exprime el zumo de limón en un cuenco y se añade una cucharada de agua.
2. Mezclamos y, con la ayuda de un bastoncillo o pincel, escribimos el mensaje en
el papel.
3. Dejamos secar.
4. Al colocar una vela debajo (sin poner el papel demasiado cerca), será posible
leer el mensaje.

La explicación
El zumo de limón se oxida y se pone de color marrón cuando se calienta, es por ello
que podemos leer el mensaje. Además de limón, se puede usar zumo de naranja, o
miel diluida en agua, leche o vinagre.

3. Volcán de espuma
Conseguiremos que la espuma del jabón se convierta en lava y salga de su frasco con unos experimentos que mezclan el vinagre y el bicarbonato.

Materiales
⇒ Frasco de vidrio
⇒ Jabón de platos
⇒ Vinagre
⇒ Bicarbonato
⇒ Colorante alimentario
⇒ Una bandeja

Pasos a seguir
1. Llenamos ¼ del recipiente con vinagre.
2. Se añaden unas gotas de colorante.
3. Ponemos un chorrito de jabón de vajilla, y removemos.
4. Se agrega una cucharada de bicarbonato.
5. Colocamos el bote sobre una bandeja, y esperamos a ver como el volcán casero
entra en erupción.

La explicación
El vinagre y el bicarbonato juntos provocan una reacción química que ocasiona una
erupción. Esta hará que el jabón empiece a liberar espuma y crezca hasta salir de su
recipiente.

4. Hielo brillante
Un divertido experimento para los niños, que deberán manipular el hielo para conseguir el efecto deseado.

Materiales
⇒ Aceite de bebé o vegetal
⇒ Una bandeja de cubitos de hielo
⇒ Agua
⇒ Pintura fluorescente
⇒ Luz negra

Pasos a seguir
1. Colocamos una pequeña cantidad de pintura fluorescente en la bandeja para cubitos. Lo cubrimos con agua caliente, removemos, e introducimos en el congelador.
2. Colocamos en una bandeja el aceite de bebé o vegetal.
3. Sacamos los hielos y los colocamos sobre la bandeja.
4. Mediante una luz negra dejamos que los niños jueguen con los hielos hasta que
empiecen a deshacerse.

La explicación
El hielo, a medida que se derrita, irá dejando gotas de agua con las que los niños
podrán dibujar formas en la bandeja ya que, al tener diferente densidad, ambos
líquidos no se unirán.