Si te despiertas sin ganas y lo pasas fatal cada vez que tienes que darte un buen madrugón, no tengas dudas, eres nocturna.


Las personas a las que les suele costar mucho arrancar a primera hora de la mañana son las que, por su ritmo circadiano, se activan en las últimas horas de la tarde. Pero eso puede suponer un problema, puesto que la mayoría de los trabajos y responsabilidades en nuestra sociedad se ejercen a pleno día, así que te conviene adelantar un poco tu reloj biológico, sobre todo para conseguir dormir las horas necesarias. ¡Esto es lo que debes hacer!

BUSCA LA LUZ NATURAL

Por la mañana, nada más salir de casa, exponte todo lo que puedas a la luz natural. Haz un pequeño esfuerzo y sal un poco antes para darte un paseo de 2-3 minutos antes de entrar en el coche o en el transporte público, esto te ayudará a despejarte de inmediato.

Además, recuerda que la sensación de sueño normalmente aparece cuando se está en un ambiente relajado, es decir, en una posición cómoda, con poco sonido y a una temperatura agradable. Por lo que intentar contrarrestar estos factores puede ser una buena forma de activarse. Basta con poner música o abrir un poco la ventana en el trabajo para que entre algo de viento.

DESAYUNA FUERTE

Esta comida es la más importante del día porque, tras el ayuno nocturno, representa el primer combustible que le aportas a tu cuerpo. Si te lo saltas, sentirás todavía más cansancio. Además, lo que comes importa, y mucho. Evita los dulces porque son muy traicioneros: su alto contenido en azúcar aporta energía en un primer momento, pero después se traduce en el efecto contrario.

DEJA DE LADO EL MÓVIL

Es fundamental que un par de horas antes de irte a la cama, pongas una luz tenue y el ambiente en casa sea lo más relajado posible. Además, a partir de las 10 de la noche evita fijar tu mirada en pantallas durante mucho rato: ni ordenadores, ni móviles. En vez de eso, puedes leer un libro o practicar un poco de meditación. ¡Y nada de trabajo! El estrés hace que no completes las fases profundas del sueño y este sea más ligero, aunque tengas la sensación de haber dormido bien.

TOQUE DE QUEDA

La 1 de la madrugada es tu último aviso para irte a la cama. A esa hora es cuando el cuerpo produce más melatonina, ingrediente básico en la regeneración de nuestras células. Por tanto, es mejor que te pille durmiendo. Nunca te acuestes más tarde.